Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell quiere bajar el aforo de su futuro museo etnográfico

Formentera pide la rectificación de algunos puntos del proyecto de restauración y actividad de Can Ramon

Imagen de archivo del primer estudio de 2017 que hizo el Consell sobre Can Ramon. CIF

La Junta de Gobierno del Consell de Formentera ha requerido a la UTE Formentera Can Ramon la rectificación de algunos puntos de los proyectos de restauración, actividad y de museografía de Can Ramon, que es una antigua casa payesa a la salida de Sant Francesc hacia es Cap que debería acoger la colección etnográfica del futuro Museo de Formentera.

Los correspondientes informes técnicos del área de Patrimonio apuntan a que deben ser considerados determinados aspectos. Uno de ellos tiene que ver con el aforo, ya que «la ocupación de 150 personas prevista en el proyecto de actividad se considera claramente excesiva» teniendo en cuenta las características del edificio (...) y el hecho de que se han de exponer muebles, herramientas y elementos que dificultan la circulación». Por eso se plantea reducir ese aforo a «entre 45 y 60 personas para garantizar una visita cómoda, sin aglomeraciones y ajustada a las características de la casa protegida».

Otra prescripción tiene que ver con la escalera que comunica el porche de la casa de los mayorales con la planta piso, que «debe mantenerse y conservarse con sus características morfológicas y acabados originales, sin perjuicio de que se le puedan realizar los refuerzos estructurales que se consideren necesarios, siempre que resulten claramente distinguibles para evitar mimetismo con el elemento original». Para la solución de la cubierta de tejas a doble vertiente (de la planta piso) el Consell pide al equipo redactor «una solución más ajustada a la original en cuanto al sistema de fijación de las tejas .

El acuerdo añade que el cumplimiento de las exigencias del Código Técnico de la Edificación (CTE) y de la normativa de accesibilidad universal «deberá justificarse teniendo en cuenta que se trata de un inmueble con protección patrimonial, las prescripciones formuladas anteriormente por la CTA y las directrices establecidas en los pliegos de prescripciones técnicas vinculadas al contrato». El Consell añade hasta un total de 18 prescripciones y pide que «las soluciones que finalmente se adopten deben garantizar el mantenimiento y la conservación, en la medida de lo posible, de los materiales, los sistemas constructivos, los acabados originales y, en definitiva, de los valores culturales y patrimoniales de la casa que motivaron su incorporación en el Catálogo del patrimonio cultural de Formentera».

Compartir el artículo

stats