Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos casetas y dos bares abiertos tras una noche tranquila en Formentera

Los vecinos se quejan de que no haya más establecimientos abiertos el primer día del año para poder desayunar. La noche fue tranquila, con fiesta en la carpa de sa Senieta, baile en el Club de mayores de Sant Ferran y ningún incidente reseñable

11

Galería de imágenes del Año Nuevo en Formentera. Carmelo Convalia

Los pocos habitantes que quedan por estas fechas en Formentera recibieron este nuevo año de forma tranquila, sin grandes alardes festivos, con celebraciones en sus casas. Pocos restaurantes ofrecían cotillón y los que lo hicieron estaban llenos. En los últimos días de 2022 y los primeros de este año se calcula que solo hay abiertos nueve establecimientos de restauración en toda la isla, y solo uno en es Pujols, Los Rosales, que también ofrece alojamiento.

Imagen de grupo del personal sanitario de guardia en el Hospital de Formentera ASEIF

Pero hoy, 1 de enero, la cifra de cafeterías o restaurantes abiertos se reduce a dos: el Pla de Rei, en Sant Francesc, y sa Figuera en el Pilar de la Mola. Pero además en el Mercat de Nadal, de las seis casetas que normalmente abren solo lo han hecho dos.

Vista general de la plaza de la Constitució y del Mercat de Nadal CIF

También es cierto que por estas fechas muchos vecinos aprovechan para salir de la isla y visitar familiares. Algunos universitarios regresan a casa, pero este invierno el número de turistas se ha reducido a la mínima expresión y en la mayoría de los casos tienen residencias secundarias en la isla.

Cotillón en el Club de mayores de Sant Ferran. JJG

Sin incidencias

Los bomberos pasaron una noche tranquila, sin ningún incidente, y la Policía Local no tuvo turno de noche aunque se ha incorporado al servicio a primera hora de la mañana de hoy. Los dos agentes aseguran que por lo que les toca pasaron la noche en su casa para empezar su turno a las 6.30 horas de la mañana. El turno de noche lo cubrió la Guardia Civil de Formentera, que tampoco registró incidente alguno.

Después de las uvas hubo baile de salón en Sant Ferran. JJG

En el Hospital de Formentera el personal sanitario de guardia se lo tomó con sentido del humor y tras comer las uvas enviaron una imagen de todos ellos disfrazados, por lo que casi son irreconocibles. La noche transcurrió sin novedad y el primer bebé del año esperará unos días más para nacer.

Un grupo de vecinos, en una de las casetas del Mercat de Nadal, brinda por el nuevo año 2023. | C.C.

Muchos vecinos han aprovechado el buen tiempo para salir a hacer deporte, sin olvidarse del gorrito navideño, ya sea corriendo o en bicicleta. Otros se han ido directamente al mar para poder disfrutar del primer baño del año con una temperatura ideal.

Bomberos de guardia el primer día del año. C.C.

El pasado 31 de diciembre los vecinos de Formentera empezaron a festejar la Nochevieja al mediodía en el Mercat de Nadal, convertido en lugar de encuentro obligatorio, ante los pocos establecimientos abiertos. Allí hubo brindis entre amigos y familias. Ya por la tarde se fueron retirando para la cena en casa con familiares y amigos. Solo el restaurante Maysi en Migjorn ofrecía cena con cotillón.

Patrulla de la Policía Local de servicioel 1 de enero. C.C.

Los mayores comparten cena

Los miembros de los clubes de jubilados decidieron compartir cena en el Centro de mayores de Sant Ferran de ses Roques. El menú fue preparado por José Juan Guasch, de Can Jaume Mayans, y no faltó de nada, incluidos los bailes de salón después de tomar la uvas.

Mientras en la carpa de sa Senieta y organizado por el área de Cultura del Consell de Formentera el grupo Bruixa Express logró llenar la carpa y hacer bailar a los que optaron por esta verbena popular.

El 2022 sí acabó de forma más agitada: el pasado 27 de diciembre llegaron 35 personas en tres pateras a la costa de Formentera, todos en buen estado de salud. Al día siguiente aparecieron los restos de un cuerpo, en la zona de ses Gorrinetes, en el islote de s’Espalmador. La Guardia Civil se hizo cargo del caso y trasladó los restos a Ibiza con la lancha de los GEAS para realizar la autopsia. El estado del cuerpo, en avanzado estado de descomposición, hacía, a primera vista, imposible su identificación. El cadáver fue expulsado por el mar después de haber permanecido en el agua durante bastante tiempo, en vista de su mal estado.

Compartir el artículo

stats