La luz interior de Pedro Asensio en el Faro de la Mola

La exposición ‘Oceà interior’ presenta 28 obras de gran formato que se pueden ver hasta el 25 de marzo en Formentera

Exposición 'Oceà interior' de Pedro María Asensio en el Faro de la Mola, Formentera.

Exposición 'Oceà interior' de Pedro María Asensio en el Faro de la Mola, Formentera. / Carmelo Convalia

Carmelo Convalia

Carmelo Convalia

Pedro María Asensio (Cuenca, 1950) expone su obra desde ayer en el Espai Cultural del Faro de la Mola en Formentera, con una muestra titulada ‘Oceà interior’. El artista vive en Ibiza desde 1977 donde desarrolla buena parte de su creación, que alterna en sus talleres de Cuenca y Madrid.

Exposición 'Oceà interior' de Pedro María Asensio en el Faro de la Mola, Formentera

Algunos cuadros de la exposición `Oceà interior' en el faro de la Mola / C.C.

Con motivo de la inauguración se encontraba en el faro de la Mola junto a su mujer y a la comisaria de la muestra, Cristina Sánchez Cardoso. Asensio explicó que la primera vez que visitó la sala vio «la interioridad que tienen los faros, donde yo me imagino todas las maniobras y todo ese trabajo necesario para hacer posible lo importante, que es la luz, que es señalar por dónde deben ir las cosas».

1Z6A0485

Aspecto general de la exposición 'Oceà interior'. / C.C.

Entonces se planteó rápidamente que su propuesta artística tenía que hablar de su «océano interior, que es esa parte de mí, más profunda, con la que luchamos todos los días para llegar a esa excelencia, no solamente personal sino social». Afirma que su trabajo se basa «en el color, las líneas y el espacio» para crear estructuras envolventes.

La obra de Asensio bebe del entorno del Museo de Arte Abstracto de Cuenca, por lo tanto responde a ese estilo, aunque la geometría sea su seña de identidad, lo que, en ocasiones, provoca un efecto hipnótico en el espectador. Ante esa pérdida momentánea de conciencia la mirada termina mezclándose en las líneas entrecruzadas, buscando los puntos de fuga interminables, y en la multitud de capas y espacios que, con el color, consigue crear. Pero el artista no solo reivindica la forma, con su precisión milimétrica y pulcritud en la ejecución, sino que quiere dejar patente su compromiso con el ser humano y su capacidad de expresión conceptual.

«No creo en los logros personales, sino en que todos vamos juntos y tenemos que animar a todos y a todo, me gusta pensar que formo parte de lo que llamamos la pintura». Cuando explica cómo combina la expresión formal de su obra con lo que quiere transmitir reconoce: «Todo tiene un toque emocional, la geometría es como la gramática para la literatura, es un vehículo para hablar de cosas, para plantear retos, problemas, pero como decía Ausiàs March la pintura es solo líneas y colores, todo lo demás son imágenes o himnos patrios».

El artista señala que finalmente lo importante de la creación es «cómo lo dices y a veces hago reflexiones más sutiles donde me apoyo más en la emoción».

Respecto al color Asensio utiliza «los colores del Mediterráneo», con todas las gamas de azules y ocres.

Una de las claves de su obra es la maestría en la superposición de planos. «Es una de las cosas que más me gustan para ver cómo los colores dialogan entre sí», concluye.

Suscríbete para seguir leyendo