El Consell de Formentera ha denunciado en una nota que este fin de semana se han registrado tres fiestas ilegales en la isla, dos en casas particulares y una en la zona protegida des Cavall d'en Borràs, en pleno Parque Natural de ses Salines.

La fiesta en zona protegida tuvo lugar el viernes, y aunque las fuerzas de seguridad no recibieron ningún aviso, al día siguiente tuvieron conocimiento a través de vídeos publicados en las redes sociales.

Por este motivo, Policía Local y la Guardia Civil de Formentera llevaron a cabo dispositivos especiales de control durante las noches de sábado y del domingo, desde la hora de la puesta de sol hasta muy entrada la noche, para evitar que se produjeran nuevos eventos ilegales en el Parque Natural de ses Salines.

Las otras dos fiestas se detectaron el sábado en dos casas situadas en la zona de Cala en Baster. La Policía Local acudió a las viviendas junto a la Guardia Civil y extendió un acta de denuncia en ambos casos por incumplimiento de la ordenanza municipal del medio ambiente y la salud por ruidos y vibraciones.

La presidenta del Consell de Formentera, Ana Juan, ha pedido una reunión de coordinación de seguridad extraordinaria con la Guardia Civil, representantes de Costas y Medio Ambiente para "poner fin a estas situaciones" que ponen en riesgo "un espacio tan delicado" como es el parque natural y que van "en contra de la isla tranquila que queremos", ha dicho. La vicepresidenta de Formentera, Alejandra Ferrer, pidió ayer en Twitter "refuerzos de las Administraciones competentes" para combatir estas fiestas y recibió numerosas críticas de internautas que le recordaron que ella forma parte del gobierno de una de estas administraciones, el Consell, y que por qué no había mandado la institución a la Policía Local.

Por su parte, el conseller de Interior, Josep Marí, ha destacado que piden reiteradamente "mayor presencia" de las fuerzas de seguridad para hacer frente a las fiestas ilegales que tienen lugar "en espacios públicos protegidos, pero también en casas privadas".

Desde el Consell de Formentera se pide a la ciudadanía que si tienen indicios de que se está organizando una fiesta multitudinaria avisen a las fuerzas de seguridad.

También se recuerda a los propietarios de viviendas turísticas que el Consell ha creado una cláusula de prohibición de actividades molestas, fiestas y exceso de ocupación en inmuebles, que si la firman, les da más seguridad jurídica y capacidad para actuar en caso de que se produzca alguna de estas situaciones.