Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El turismo se ‘bebe’ uno de cada dos litros de agua en Formentera

Descendió un 24,2% entre abril y junio de 2020 en Balears con respecto al año anterior

Turistas en la playa de ses Illetes, en Formentera. | C.C.

Un estudio de la UIB ha calculado por primera vez cuánta agua consume el turismo en Balears: un 24,2% de media en el archipiélago o lo que es lo mismo, uno de cada cuatro litros. Aunque en Formentera esta cifra sube a uno de cada dos, el 51% del total. Este cálculo, llevado a cabo por un grupo de investigadores de la Universitat y publicado en la revista científica Journal of Sustainable Tourism, ha sido posible gracias al confinamiento que entre abril y junio de 2020 cerró las islas a la llegada de turistas.

«Pese a todas las implicaciones negativas que ha tenido el covid, durante el confinamiento nos encontramos con un escenario ideal para llevar a cabo el estudio porque no hay datos desagregados por meses de consumo de agua en las islas», señaló este miércoles el doctor Cels García, del departamento de Geografía de la UIB, durante la presentación del estudio.

En las islas hay un evidente contraste entre los municipios turísticos, que reflejan las mayores disminuciones en el consumo global de agua durante 2020, que los que tienen un mayor peso de población residente. Así, los investigadores destacaron la reducción del consumo de recursos hídricos en el municipio de Muro, concretamente del 73,7%, o el 60,9% de descenso en Alcúdia y el 39,8% que se redujo en Calvià, tres zonas de costa que destacan por su alta actividad turística.

Además, durante el periodo de analizado, el consumo de agua se redujo un 51,1 % en Formentera, un 40,1 % en Sant Antoni; un 27,1 % en Sant Lluis (Menorca); un 16,5 % en el municipio de Ibiza; y un 9 % en Maó, según el estudio. En Palma, la reducción llegó al 16,6%.

Datos mensuales

«Conseguimos datos mensuales de consumo de agua en 2019 y 2020 en nueve municipios de las islas, lo que nos permitió establecer un patrón en el descenso del consumo que era más evidente en las localidades más turísticas. Gracias a los datos de pernoctaciones, establecimos un modelo matemático y observamos una relación lineal muy clara entre descenso de pernoctaciones y del consumo de agua. Y conseguimos un valor medio del descenso de consumo de agua del 24,2%», explicó Enrique Morán, también doctor del departamento de Geografía de la UIB.

33 millones de metros cúbicos

«¿Con qué podemos comparar este dato?», se preguntó García. «En Balears el consumo doméstico de agua entre 2013 y 2019 representó 133 millones de metros cúbicos cada año de media. Si una cuarta parte le corresponde al turismo, podemos decir que este sector se bebe 33,2 millones de metros cúbicos. Una cifra comparable al agua subterránea que utiliza el regadío en Balears», manifestó.

Ese 24,2% es el descenso del consumo de agua que se registró en las islas entre abril y junio de 2020 en comparación con el mismo periodo del año anterior, durante la fase más dura de un confinamiento que implicó severas restricciones a la movilidad y el cierre del archipiélago a la llegada de visitantes del exterior. En todo caso, recalcaron ambos investigadores, es una media que esconde realidades muy desiguales dentro de las islas.

Los investigadores clasificaron los municipios en tres categorías en función de su exposición al turismo. El descenso del consumo de agua entre los municipios más turísticos fue del 58,1% de media. Los que tienen una actividad turística media registraron una bajada del 39,4%, y los de baja actividad turística descendieron un 14%», indicaron.

Grupo de investigación Glowater

Los expertos que han participado en este estudio pertenecen al grupo de investigación en Recursos Hídricos y Cambio Global (Glowater). Además de García y Morán, han colaborado Bartolomé Deyà, del Departamento de Economía de la Empresa de la UIB; Dolores Tirado, del Departamento de Economía Aplicada de la UIB, y Jorge Lorenzo, del Departamento de Ciencias Humanas de la Universidad de La Rioja.

El estudio se ha realizado con la ayuda de la Dirección General de Recursos Hídricos de la conselleria de Medio Ambiente y Territorio del Govern.

Compartir el artículo

stats