Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La vigilancia del fondeo sobre posidonia se extiende a Migjorn

La vigilancia comienza mañana en Formentera

Imagen de archivo del servico de vigilancia en aguas del Parque Natural en Formentera. CMA/IBANAT

A partir de este domingo 15 de mayo comienza en Formentera el servicio de vigilancia y asesoramiento al fondeo de embarcaciones de recreo que cada año pone en marcha el Govern balear. Y a partir del mes de junio la vigilancia se intensifica en todas las Pitiusas y no solo se extenderá a las aguas del Parque Natural de ses Salines, sino que llegará este año por primera vez a la zona de Migjorn.

La cobertura de esta zona se hace a petición del Consell de la isla, ya que en los últimos años se ha detectado la presencia de embarcaciones fondeadas en este enclave, mucho más tranquilo pero también con fondos de posidonia, huyendo de la masificación del resto de fondeaderos.

Además, la conselleria balear de Medio Ambiente habilita, a partir del día 16 de mayo, un número de teléfono y Whatsapp, el 617 975 172, al que cualquier persona que detecte una posible agresión sobre la posidona puede llamar para denunciarlo.

Esta importante planta marina está protegida por una ley balear y es de gran valor para mantener las playas y la transparencia de las aguas, al producir oxígeno y captar Co2.

El técnico responsable del servicio de vigilancia de la posidonia, Marcial Bardolet, explicó en una entrevista a Ràdio Illa que en Formentera el servicio de vigilancia empezará 16 días antes que en el resto de Balears y que durante este período se contará con una embarcación y un patrón para cubrir toda la isla.

Refuerzos en junio

A partir del mes de junio, la nueva empresa que ha ganado el contrato para el servicio de asesoramiento y vigilancia del fondeo sobre las praderas de posidonia para los próximos años, Eulen, pondrá a funcionar cinco embarcaciones con sus respectivos patrones para vigilar buena parte del litoral de la isla.

Las zonas que ahora están sometidas a vigilancia van de Cala Saona al islote de s ‘Espalmador y desde este enclave hasta es Caló de Sant Agustí.

De las cinco embarcaciones una será más grande, con una eslora superior a los seis metros y 100 caballos de potencia en el motor, para poder desplazarse hasta el sur de la isla y llegar con rapidez a la playa de Migjorn.

Campos de boyas

En cuanto a los campos de boyas ecológicas previstos en es Caló de s’Olí y en s’Espalmador, aún no están disponibles.

La conselleria balear de Movilidad, de la que depende este servicio a través de Ports IB, está a la espera de recibir la correspondiente autorización de ocupación del dominio público por parte de la Demarcación de Costa. Por este motivo desconoce cuándo podrán entrar en funcionamiento los citados espacios de fondeo regulado, aunque espera que se activen lo antes posible. Otros años, este servicio de fondeo se iniciaba el 1 de junio.

Barcos malfondeados sobre posidonia

Desde hace algunas semanas decenas de embarcaciones han lanzado sus anclas sobre posidonia en es Caló de s’Oli, una zona protegida dentro del Parque Natural. Este enclave es uno de los preferidos para el fondeo al estar al resguardo de casi todos los vientos. Al igual que en sa Torreta y en la bahía de s’Alga, estos dos fondeaderos en s’Espalmador, las cartas náuticas indican que no se puede lanzar el ancla. Solo se permite el fondeo regulado, que aún no funciona.

Compartir el artículo

stats