Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Isabel Echarri, una vida para el arte

La artista afincada en Formentera, con exposiciones en museos de Francia, Yugoslavia, Bélgica y España, recibe el Premio Ramón Llull, pero no podrá recogerlo y lo hará en su nombre su amiga Elena Ruiz, directora del Museo de Arte Contemporáneo, donde también tiene obras

Isabel Echarri en la inauguración de su exposición en el MACE en 2012. J. A. RIERA

La artista Isabel Echarri (Vera de Bidasoa, 1929) se enteró de que había recibido el premio Ramón Llull por una llamada de la presidenta del Govern balear, Francina Armengol, a la que no conocía. Pero la conversación debió ser corta y complicada ya que por su avanzada edad la artista tiene dificultades de movilidad y para hablar y comunicarse. Esa mañana estaba en su casa de Formentera, donde llegó por primera vez en 1956.

En una charla con Diario de Ibiza, dice que nunca le han interesado los premios pero reconoce que está contenta y agradecida por el reconocimiento. La conversación es complicada pero su mirada sigue siendo intensa y trasmite su carácter. Su marido, Diego Etcheverry, pintor y músico, tampoco está bien de salud y se encuentra ingresado en el Hospital Can Misses.

En su casa centenaria tiene el taller en el que ha creado buena parte de su obra plástica. Tenía otro hasta hace un par de años en París, pero ya ha fijado su residencia permanente en la isla.

Imagen de archivo de la artista en su taller de Formentera. | C.C.

Sus últimos trabajos se pueden ver hasta diciembre en el vestíbulo de Can Botino, una iniciativa del Museo de Arte Contemporáneo (MACE) que quiere sacar sus colecciones fuera de las paredes de la pinacoteca ibicenca.

Elena Ruiz, amiga personal de la artista galardonada, directora del MACE y una de las expertas en la obra de Echarri, será la que en su nombre recoja el premio el próximo 28 de febrero en la gala de entrega de los premios Ramón Llull.

La vida de Isabel Echarri ha estado siempre vinculada al arte y al compromiso con la creación; no concebía otra forma de vivir, volcada siempre en sus proyectos.

De joven, cuando era estudiante de la Escuela de Bellas Artes de París, llegó a ser asistente del escritor y músico de jazz Boris Vian. Su carrera profesional se unió a la de su marido, Diego Etcheverry, también pintor.

La vida de Echarri ha estado siempre vinculada al arte y al compromiso con la creación, no concibe otra forma de vivir

decoration

Compartieron un periodo creativo común, entre 1972 y 2001, en el que se volcaron en el diseño de la escenografía y el vestuarios de más de cien producciones de ópera que dieron la vuelta al mundo. Al mismo tiempo, ambos desarrollaron su obra plástica personal hasta que Etcheverry decidió retirarse de esta faceta creativa.

En 2016 Isabel Echarri expuso en Formentera ‘Vida y Muerte II’, una versión reducida de la más amplia muestra que realizó en el MACE en noviembre de 2012.

Echarri es una de las principales representantes del movimiento artístico del blanco europeo.

De hecho, está considerada como una de las artistas pioneras de las vanguardias artísticas del pasado siglo XX, muy vinculada con intelectuales de su generación como los españoles Arrabal y Semprún.

El Govern destaca de la artista que «gran parte de su obra, realizada en Formentera, ha sido expuesta desde 1956 en las principales galerías europeas y otros continentes. Pero también ha querido mostrarlas en las Pitiusas, desde 1969 en la galería Ivan Spence».

Compartir el artículo

stats