Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los pacientes de hemodiálisis de Formentera, «esperanzados» con el inicio de las obras

«Estamos contentos pero cansados», indica un usuario

Un camión coloca junto al centro sanitario un contenedor con distintos materiales.

«Estamos contentos, esperanzados pero también cansados». Así se expresó ayer José Ignacio Monge, uno de los dos enfermos de riñón residentes en Formentera, cuando supo que empezaban las obras en el hospital de la isla para implantar el servicio de Hemodiálisis. El plazo de ejecución para la empresa adjudicataria, Construcciones Sa Torre, es de cuatro meses y el presupuesto, de 350.000 euros más impuestos.

Alberto Muñoz y Laura Manyer ayer en la zona de obras. | C.C.

Este paciente del servicio de Hemodiálisis, junto a otro vecino, Carlos Tur, viajan en barco tres veces a la semana con buen o mal tiempo a Ibiza para ser sometidos al tratamiento en el Hospital Can Misses.

Si se cumplen los plazos, dentro este mismo año, aunque el área de Salud no pone fecha, podrían ya recibir el tratamiento sin salir de la isla, lo que mejorará su calidad de vida. Hasta no hace muchos meses había un tercer enfermo, de más edad, que ha decidido fijar su residencia en Ibiza.

José Ignacio Monge insistió en que «lo que nos pasa es que estamos cansados ya de tanto viajecito y eso que, de momento, estamos teniendo un invierno bueno en el mar».

Otra preocupación que tienen es la contratación de personal: un nefrólogo y enfermería especializada: «Está bien que lo hagan en cuatro meses, pero a ver si para entonces está el personal», comentó Monge al respecto.

Fuentes del área de Salud de Ibiza y Formentera señalaron que se están dando los pasos correspondientes en ese sentido, «todo se hace de forma paralela, seguimos trabajando para que sea una realidad lo antes posible, siguiendo todos los pasos oportunos», apuntaron. Las mismas fuentes añadieron que de momento no pueden poner fecha a la puesta en marcha del servicio.

José Ignacio Monge quiso transmitir que la implantación del servicio en Formentera «no es solo para nosotros, que sí, pero no es un favor que nos hacen, es un servicio reclamado y necesario para Formentera que puede servir para otros pacientes», recalcó.

El proyecto

El Área de Salud de Ibiza y Formentera inició ayer la obra en el Hospital de Formentera, tras la firma del acta de replanteo, que se formalizó el 20 de enero.

Desde que se anunció la implantación de esta prestación, el pasado 17 de mayo, Salud expllica que ha «seguido dando los pasos administrativos» para volver a estrenar el servicio de Hemodiálisis en el Hospital de Formentera. Así, en julio adjudicó la redacción del proyecto, en octubre licitó el concurso para ejecutar la obra y en diciembre, tras el concurso público, adjudicó la obra, recuerda.

La redacción del proyecto de adecuación de espacios en el hospital se adjudicó en julio de 2021 al estudio LLATEQ Laura Manyer Balsells por un importe de 10.888 euros (IVA incluido).

Este proyecto, añade Salud, contempla una reforma de los espacios actuales de la zona de consultas Externas, concretamente del área donde está la consulta de salud bucodental, para ubicar Hemodiálisis. La reforma incluirá la construcción de una pequeña edificación junto al hospital de 17 metros cuadrados que albergará una planta de aguas.

También se prevé la reforma de los espacios actuales para transformarlos en el servicio, con capacidad para cuatro plazas, de diálisis que permitirá atender a pacientes con patologías nefrológicas. Y se incluye la instalación de un sistema de tratamiento de agua por ósmosis inversa destinado a obtener el agua ultrapura necesaria para el tratamiento. La superficie del nuevo espacio será de 54 metros cuadrados, además de la planta de tratamiento de aguas que será idéntica a la que hay en Can Misses, y se ubicará en una zona exterior anexa.

Planta de ósmosis para obtener«agua ultrapura»

Para poder garantizar la máxima calidad asistencial, el servicio de Hemodiálisis de Formentera dispondrá de agua purificada de alta calidad, «agua ultrapura», obtenida de una nueva planta de aguas de ósmosis inversa de elevada calidad y seguridad que debe cumplir estrictas condiciones sanitarias e higiénicas. La planta dispondrá de sistemas de optimización y ahorro de agua. Y su coste es la tercera parte del presupuesto, según explico el director de obra, Alberto Muñoz, quien también destacó el nuevo sistema de climatización y el eléctrico.

Compartir el artículo

stats