Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Naturaleza

Una tortuga intenta desovar en Formentera pero huye sin conseguirlo por la presencia de un bañista que la quiso grabar

La falsa puesta fue detectada la noche del sábado en Migjorn

Una tortuga intenta desovar en Formentera pero huye sin conseguirlo al ser grabada Redacción

Una persona que paseaba por la playa de Migjorn, en Formentera, detectó en la noche del pasado sábado al domingo que una tortuga boba, Caretta caretta, salía del mar, se adentraba en la playa de es Ca Marí y empezaba a escarbar en la arena con la intención de realizar una puesta de huevos. Todo indica que la presencia de esta persona, que grabó los movimientos acercándose bastante, hizo que el animal se sintiera incómodo y que finalmente decidiera volver al mar, según indicaron técnicos de la conselleria insular de Medio Ambiente. Incluso comprobaron el rastro que dejó de subida a la playa y el de bajada.

Rápidamente se dio aviso y se desplazaron a la zona de esta playa de Formentera técnicos del Consorcio para la Recuperación de Fauna Silvestre de las Baleares (Cofib) y de la Policía Local, que acordonaron el entorno y estuvieron toda la noche vigilantes.

 Al día siguiente, con la luz del día, los técnicos del Cofib, un Agente de Medio Ambiente y el técnico del consell, excavaron la zona para comprobar que efectivamente había sido una falsa puesta, detectando también el típico rastro de las huellas que dejan las tortugas.

El técnico de Medio Ambiente recordó que en caso de detectar la presencia de una tortuga lo primero que hay que hacer es llamar al Servicio de Emergencias del 112. Mientras tanto, “no se debe molestar al animal, ni utilizar luces para alumbrar ni flash para hacerle foto, tampoco hay que hacer movimientos bruscos ni ruidos”. Si se detecta un rastro en la arena, se debe evitar pisarlo y en caso de encontrar crías, se pide llamar primero al 112 y, si es posible, evitar que las tortugas lleguen al mar, recogiéndolas y manteniéndolas húmedas a la sombra.

 Los dos primeros nidos de tortugas de los que se tienen constancia se detectaron en Balears en 2019 en Ibiza, concretamente en Platja d’en Bossa y en es Cavallet. El pasado año se tiene registrada al menos la llegada de tres tortugas a Punta Prima (Formentera).

 

 

Compartir el artículo

stats