Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis sanitaria | Fase 3 en Formentera

Las terrazas levantan el ánimo en Formentera

La relajación de las restricciones en la restauración en la fase 3 de la lucha anticovid devuelve el ambiente a las calles de la pitiusa menor y reactiva un comercio que acumula ya pérdidas del 50%

12

Las terrazas levantan el ánimo en Formentera Gerardo Ferrero

Reactivación. La reapertura de las terrazas servirá para aliviar a dos sectores muy castigados por la pandemia como son la restauración y el comercio, pero la reactivación económica no se producirá hasta que se levante el cierre perimetral de las Pitiusas y puedan llegar visitantes. Los buenos datos epidemiológicos empujan a muchos negocios a iniciar los preparativos para Semana Santa, tal y como avanza la PIME de Formentera. 

Las terrazas levantan el ánimo en Formentera | FOTOS: GERARDO FERRERO

La entrada en vigor, ayer, de las nuevas medidas en fase 3 para la restauración en Formentera permitió la reapertura de las terrazas de bares y restaurantes hasta las seis de la tarde. Muchos residentes aprovecharon la oportunidad de volver a disfrutar con la oferta de los establecimientos que han vuelto a la actividad tras un mes con la persiana bajada.

Cerca de una veintena de negocios que permanecen abiertos en invierno en la isla, según los datos que maneja la Petita i Mitjana Empresa (PIME) de Formentera, desplegaron ayer sus terrazas para dar los primeros servicios del mes de marzo, a pesar de las nubes y el mal tiempo que les acompañó durante toda la jornada.

Las terrazas levantan el ánimo en Formentera

Pep Ferrer, del Bar Centro de Sant Francesc, se mostraba «contento» por recuperar la actividad y reconocía que hubo «movimiento» durante toda la mañana. Tanto ellos como sus clientes tenían «ganas de volver a abrir» ya que, en la pitiusa menor, se respiraba un clima «un poco triste al estar todo cerrado». Ferrer confiesa que no han sufrido pérdidas importantes en su negocio –a diferencia de Ibiza, solo han estado un mes cerrados–, que no ofrece servicio de restaurante, y subraya que ayer tuvieron «bastante ocupación» dentro del aforo permitido del 50 por ciento.

Las terrazas levantan el ánimo en Formentera

Mientras tanto, en la Cafetería San Francisco percibieron «mucho miedo» entre sus clientes, muchos de ellos de avanzada edad. Vicente, su encargado, reconoce que entre los vecinos «había ganas» de volver como mínimo a las terrazas, pero puntualiza que ayer «no lo hicieron en masa» y sí «con respeto» porque muchos de ellos, asegura, «todavía no se sienten a gusto cuando acuden a un local». Vicente afirma que en este último mes ha sufrido pérdidas, pero confía en recuperar la normalidad con la mejora de la situación epidemiológica en las islas.

Las terrazas levantan el ánimo en Formentera

Lidia Álvarez, gerente de PIME de Formentera, destaca que la apertura de las terrazas no solo repercute en que haya «más ambiente» en las calles, sino que «beneficia» a un comercio que se ha visto gravemente dañado por la pandemia, con pérdidas del 50 por ciento, según cifra Álvarez, y que hasta ahora optaba por «cerrar por las tardes», debido a esa atmósfera «desangelada» que dibujaba la fase 4 de medidas anticovid. Las tiendas y los establecimientos comienzan a cobrar vida, aunque, sin visitantes en la isla, el despegue será paulatino.

Las terrazas levantan el ánimo en Formentera

«Esta apertura va a servir de impulso para el sector, aunque no todos los bares y restaurantes tienen terrazas amplias para mantenerse solo con esto», advierte la responsable de la PIME, antes de subrayar que el «tiempo, muy nublado estos días, también influye» en una menor afluencia de público a los negocios locales.

Ayudas y Semana Santa

Álvarez recuerda que Formentera ha sido «la isla menos castigada por las restricciones», y no tiene constancia de que se hayan producido cierres definitivos en la restauración de la pitiusa menor. También avanza que el Consell insular ultima una línea de ayudas a los sectores perjudicados, que servirán «para dar un respiro» a autónomos y pequeños empresarios.

RESTRICCIONES

Hasta cuatro personas de dos núcleos no convivientes y cierre a las 18 horas

Los cambios más relevantes que se implementan en Formentera afectan a las reuniones sociales, que podrán ser de un máximo de seis personas de dos núcleos de convivencia. En el caso de la restauración, bares y restaurantes pueden abrir terrazas con hasta un 50 % de su aforo. En las mesas se pueden reunir un máximo de cuatro personas de dos núcleos de convivencia. La hora de cierre es a las 18 horas. 

Por último, la gerente de la PIME informa de que «muchos negocios se están preparando» para lo que pueda pasar en Semana Santa. «Esperamos que se levante el cierre perimetral en dos semanas y a ver cómo se presenta. No vendrá mucha gente, pero apartamentos y estancias turísticas tienen la intención de abrir. El año pasado se plantó aquí hasta gente de Menorca», concluye Álvarez.

RESPETO A LAS MEDIDAS. Los bares y restaurantes que abrieron ayer sus terrazas en Formentera no podían superar el 50% del aforo y las cuatro personas por mesa. Como muestran las imágenes, los trabajadores y la mayoría de clientes –mientras no estaban consumiendo o bebiendo– respetaron el uso de la mascarilla y guardaron las distancias.

Compartir el artículo

stats