Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Pime de Formentera reclama ayudas «vitales» para el sector

El sector de la restauración es el más afectado por las restricciones y pide ayudas directas ante el nivel 4 de alerta que ha forzado el cierre de muchos locales

Ana Juan, consellera de Comercio, y Pep Mayans, de Pimef, en una imagen de archivo.

Ana Juan, consellera de Comercio, y Pep Mayans, de Pimef, en una imagen de archivo.

«En estos momentos las ayudas de la administración son vitales», manifestó ayer el presidente de la Pime de Formentera, Pep Mayans, refiriéndose a los pocos empresarios, pequeños y medianos, del sector de la restauración y del comercio que permanecen abiertos en la isla ante el nivel cuatro de alerta sanitaria por covid, que será revisado el 30 de enero.

El presidente de la patronal manifestó que los empresarios locales están al límite de sus posibilidades: «La gente está cansada, como deprimida, y desanimada por eso las ayudas tienen que ser urgentes, directas, fáciles y ágiles», resumió.

La patronal lamentó, entre otras cosas, que las actuales ayudas que se dan desde el Govern balear sean tan farragosas: «Llevamos un año con la crisis sanitaria y la gente tiene pocas ganas de papeleo, hay que hacer las cosas fáciles, estamos en nivel 4 y ahora se puede pedir esa ayuda de 1.500 euros por establecimiento, pero eso no es suficiente».

A final de esta semana la Pime tiene prevista otra reunión con los representantes del Consell en la que esperan que se concreten las ayudas que reclamaron la pasada semana.

Las demandas

Las demandas

En esa reunión con la consellera insular de Comercio, Ana Juan, en la que expusieron sus demandas concretas para aligerar la carga del sector, Pep Mayans solicitó: «Planteamos, para empezar, rebajas en los impuestos del Consell, tanto IBI como basuras y pusimos los ejemplos de otros municipios como Santa Eulària e Ibiza, en donde se ha aplicado». Señaló que ese tipo de ayudas se valoran a final del año y que los empresarios en ese sentido las agradecen «porque al final son números que los ves fáciles».

Abundando en la línea de ayudas que abrió el Govern balear a raíz de la crisis sanitaria para los autónomos, no dudó en criticarla: «Fue un desastre, se agotó la misma mañana de convocarse, en Formentera ningún autónomo se benefició».

Reunión esta semana

Reunión esta semana

Mayans avanzó que esta semana tienen prevista otra reunión en la que la Pime espera recibir respuestas por parte del Govern y del Consell a las demandas planteadas: «Además de la rebaja de impuestos, hemos pedido ayudas directas ya que no entramos en el tema de contratos, 'ivas' y demás porque no son competencia local, pero el sector ya lo está pidiendo en cuanto a la rebaja de cuotas de autónomos, seguridad social y demás».

Desánimo

Desánimo

A pesar del sentimiento de desánimo que corre en estos momentos entre el tejido empresarial de Formentera, Pep Mayans manifestó: «Ahora tenemos que estar a la expectativa y no podemos perder las ganas de trabajar y esperar que esta temporada sea más o menos normal».

Mayans insistió: «La esperanza es lo último que se pierde, por eso declaraciones como las que hizo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no son buenas, tendría que dar ánimos al sector», opinó.

Ahora están a la espera de la respuesta a las demandas que elevaron y que se concretan en rebajas tributarias y ayudas directas para los empresarios afectados por los efectos económicos de la crisis sanitaria.

Compartir el artículo

stats