Cinco días después de las elecciones locales y tras reunir a la ejecutiva, el partido más votado en Formentera, GxF, con seis consellers (empatados con los conservadores de Sa Unió) descolgó ayer el teléfono para ponerse en contacto con el PSOE, que ha doblado sus votos de hace cuatro años y ha logrado cinco consellers.

La que marcó fue Susana Labrador, secretaria general de GxF, y al otro lado del hilo telefónico estaba su homónimo socialista, Rafa Ramírez. Labrador, que ya en campaña insistió en que la única opción de pacto de gobierno era con los socialistas, explicó: «En la ejecutiva hemos analizado los resultados, seguimos siendo la fuerza más votada y ahora nos toca trabajar con responsabilidad y siendo conscientes de que la situación no es la del 2015. Hemos decidido, por responsabilidad, iniciar un proceso de negociaciones con el PSOE, ya que no hablaremos ni negociaremos con nadie más». Labrador, como secretaria general, es la encargada de llevar las conversaciones con los socialistas «para lograr un gobierno progresista y estable», subrayó.

Sobre las personas que van a negociar el eventual pacto de gobierno, avanzó: «Estamos pendientes y entendemos que las reglas de juego las debemos poner entre los dos». Avanzó que han hablado con el PSOE y que se han «emplazado para empezar a hablar». Labrador avanzó que el primero objetivo «es establecer las normas para la negociación y los plazos».

El PSOE, sin prisa

El PSOE, sin prisa

Los socialistas de Formentera, sabiendo que tienen la sartén de la negociación por el mango, se toman las cosas con calma.

Su secretario general, Rafa Ramírez, manifestó: «En la ejecutiva hicimos un breve análisis de los resultados, y nada más, en principio íbamos a nombrar una comisión negociadora y al final no lo hicimos». Añadió que para su formación los resultados obtenidos «son buenos». «Habrá que ver cómo los administramos para conseguir que nuestro programa electoral se lleve a cabo al máximo posible, aunque entendemos que no somos la fuerza más votada», admitió Ramírez.

El secretario general de los socialistas precisó que aún no han concretado nada -«no tenemos prisa», señaló- y explicó que intentarán buscar «puntos de encuentro con Gent per Formentera».