Lecturas de Economía y Finanzas

Robert Casajuana economista

Robert Casajuana economista

Robert Casajuana

Robert Casajuana

Visto que nos acercamos al mes de agosto y el último año no podemos decir que haya sido el más liviano, me gustaría compartir con ustedes mi relación con algunos libros de economía y finanzas que recomiendo a todo aquel que disponga de ese tiempo estivo en el que sosegarse con una buena lectura. 

El ascenso del dinero: una historia financiera del mundo de Niall Ferguson. Libro que se lee como una novela gracias a la capacidad narrativa del autor. Me leí este libro ya hace un tiempo y me pareció excelente la manera fácil y comprensible que tiene este profesor de Harvard para explicar la evolución histórica del sistema financiero internacional. A veces nos cuesta más entender que sucede hoy en las finanzas globales si no conocemos el camino recorrido hasta el presente. Este libro solventa el hándicap.

España economía de Jose Luis García Delgado. Realmente este es un libro académico recomendado por algunas facultades de Economía y por ello no tiene ese atractivo comercial o narrativo. De hecho, yo lo leí durante mis años de carrera, pero les puedo asegurar que es uno de los libros a los que más he acudido una y otra vez en mi etapa profesional para revisar la economía española. Entender las enseñanzas de este libro es entender la estructura económica de España.

La doctrina del shock de Naomi Klein. Tengo que admitir que cuando empecé a leer este libro lo hice de un modo algo escéptico porque no soy muy dado a seguir teorías conspiratorias de ningún tipo, y esta obra va precisamente de ello, de los motivos de fondo no muy loables de una serie de proyectos económicos a lo largo y ancho del globo desarrollados en los últimos años (la influencia de la escuela de Chicago en el Chile de Allende, el enriquecimiento de los oligarcas rusos con la caída de la Unión Soviética, etc.). Sin embargo, la argumentación y hechos presentados de las diferentes tesis de la doctrina del shock son muy convincentes. Lo recomiendo para, al menos, contrastar visiones.

El póquer del mentiroso de Michael Lewis. A este libro le tengo un gran aprecio, me lo leí en los tiempos de BUP, y de algún modo alimentó ese sueño de llegar algún día a un gran centro financiero internacional para intermediar en el mercado obligacionario. Va de un grupo de jovenzuelos profesionales de Wall Street que progresan mucho en la intermediación de bonos basura, sobre todo con cedulas hipotecarias. Años después he tenido la fortuna de poder intermediar en instrumentos similares en otro centro financiero internacional: la City de Londres. Algo debía influir este libro en mi aventura de probar suerte lejos de mi zona de confort.

Proceso a los economistas de Roberto Petrini. Libro escrito por un periodista económico italiano que rebaja esa aura adivinatoria que se le presupone a todo economista. Los economistas se equivocan, y más cuando se aventuran en las predicciones futuras cual oráculo infalible. No, como oráculo mejor nos quedamos solo con el de Delfos y el de Omaha porque tal y como me gusta recordar en alguna de mis conferencias “los economistas somos muy buenos en explicar porque no ha ocurrido aquello que habíamos dicho que iba a ocurrir y finalmente no ha ocurrido”. En este excelente libro encontrarán muchos ejemplos de ello.

Crisis economics de Nouriel Roubini. Igual que destaco los errores de predicción que cometemos los economistas, es de justicia observar también algunos maravillosos aciertos en la predicción, que los hay. He aquí, Roubini, el autor de este fascinante libro y uno de los pocos economistas que alertó con antelación (2006) de la grave crisis que se avecinaba y que explotó en 2008. El libro es como una tesis doctoral donde el autor descifra las profundidades del sistema financiero para entender como nos acercamos y caímos en ese precipicio llamado Gran Recesión del 2008. Las relaciones de causa efecto explicadas en el libro son brillantes. Y si me permiten la broma: mi error fue descubrir sus tesis demasiado tarde.

Buen verano y buena lectura.