Telecomunicaciones

Telefónica y Vodafone se disputan el control del gran ‘búnker’ digital de los cementerios nucleares

La empresa estatal Enresa, encargada de gestionar los residuos radiactivos y los almacenes nucleares, licita por 6 millones levantar una red de centros de datos y blindar su ciberseguridad

Celda con residuos de media y baja actividad del almacén nuclear de El Cabril.

Celda con residuos de media y baja actividad del almacén nuclear de El Cabril. / Alba Vigaray

David Page

Pugna entre grandes telecos y tecnológicas por controlar el ‘búnker’ digital que gestionará los datos y la ciberseguridad de la empresa pública que domina todos los cementerios de residuos radiactivos de España y que se encargará de desmantelar todas las centrales nucleares del país. En la disputa por hacerse con el contrato han entrado de lleno Telefónica y Vodafone España, según la documentación oficial ligada a la licitación.

La Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa) busca una tecnológica que le proporcione centros de procesamiento de los datos de todas sus operaciones en el sector nuclear, de todo su personal esté donde esté y para todas sus instalaciones, así como la gestión de los riesgos de ciberseguridad para garantizar la estricta confidencialidad y autenticidad de toda esta información que se considera crítica.

Los sistemas digitales de Enresa actualmente se encuentran alojados en un centro de datos ubicado en el propio edificio de la sede la compañía en Madrid, pero ya no cumple con las exigencias que marca el Esquema Nacional de Seguridad. Por eso ha lanzado un concurso abierto para contratar el alojamiento de los sistemas de información en ubicaciones especializadas y que garanticen las medidas necesarias para cumplir con las exigencias de seguridad y, además, un centro de datos secundario para garantizar la continuidad de las operaciones en el caso de que un fallo de la instalación principal.

6 millones, 5 años

El contrato se licita por un importe de casi 6 millones de euros por gestionar los centros de datos y la ciberseguridad de los sistemas de Enresa durante los próximos cinco años. El proceso está siendo complicado. Enresa tuvo que ampliar el plazo de presentación de las ofertas debido a la “complejidad técnica para configurar las proposiciones”, dado que las empresas candidatas se veían obligadas a negociar previamente “precios de algunos servicios poco comunes” para poder diseñar sus ofertas finales, lo que hizo que cuando iba a expirar el primer plazo no se hubiese presentado ninguna compañía a la licitación.

Tras la ampliación de los plazos para presentarse, Enresa ha recibido cinco ofertas para conseguir encargarse de la gestión de los centros de datos y blindar la seguridad de la información de la compañía que de facto depende del Ministerio para la Transición Ecológica. Las ofertas ahora están en fase de evaluación por parte del grupo estatal. Entre las compañías que han presentado oferta aparecen dos de los mayores grupos de telecomunicaciones que operan en España: Telefónica y Vodafone.

Telefónica acude al concurso con una unión de empresas entre las que se cuentran tres de sus grandes filiales españolas (Telefónica de España, Telefónica móvil y Telefónica Soluciones de Informática). Y también ha entrado en la pugna Vodafone España, la teleco nacional que el grupo matriz Vodafone acaba de vender al fondo británico Zegona por 5.000 millones de euros. Enresa también ha recibido propuestas para adjudicarse el contrato de empresas de ciberseguridad y servicios en la nube, como Evolutio Cloud Enabler, Asac Comunicaciones y también el consorcio conformado por Mnemo y Ambar Telecomunicaciones.

Móviles y satélites

Hace apenas unas semanas, Telefónica y Vodafone ya se adjudicaron cada una una parte del contrato para las conexiones de telecomunicaciones de los almacenes de residuos radiactivos y de las centrales nucleares que ya están siendo desmanteladas en España, especialmente sensible en el caso de la conectividad para situaciones de emergencia en estas infraestructuras consideradas críticas y que exige una cobertura permanente y garantizada.

Enresa cerró otro agitado concurso público para adjudicar los dos contratos de conexiones móviles y por satélite para asegurar la conectividad de las instalaciones que gestiona en España: su sede central en Madrid, el almacén nuclear de residuos de baja y media radiactividad de El Cabril (en la provincia de Córdoba) y las centrales nucleares ya paradas y en proceso de desmantelamiento o hibernación de Zorita (Guadalajara), Vandellós I (Tarragona) y Santa María de Garoña (Burgos).

Vodafone se impuso Telefónica y al grupo Satlink en el lote del contrato más atractivo, que es de las conexiones vía satélite de las instalaciones de Enresa y que es crucial para atender situaciones de emergencia en estas instalaciones. El importe de esta parte del contrato es de un máximo de 711.000 euros. Telefónica se adjudicó el lote correspondiente a las conexiones por líneas móviles de todas las instalaciones de Enresa, por un importe máximo de cerca de 141.500 euros.