La razón de las aerolíneas para cobrar el equipaje de mano: evitar retrasos en los aviones

La Asociación de Líneas Aéreas (ALA) explica las razones por las que las compañías de bajo coste se ven 'obligadas' a cobrar por las maletas de mano

Archivo - Una mujer con una maleta en el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas, a 4 de agosto de 2023, en Madrid (España).

Archivo - Una mujer con una maleta en el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas, a 4 de agosto de 2023, en Madrid (España). / Ricardo Rubio

Agencias

El presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), Javier Gándara, ha denunciado que la multa de 150 millones de euros impuesta por el Ministerio de Consumo a Ryanair, Vueling, Volotea y easyJet por cobrar por el equipaje de mano "atenta" contra "la libertad de edificación tarifaria y la capacidad de elección de los consumidores". Además, ha advertido de que prohibir esa práctica comercial encarecerá el precio de los billetes y aumentará los retrasos en los vuelos.

Así lo ha manifestado durante la celebración de la asamblea general de la patronal celebrada este martes en Madrid, en la que se ha mostrado la unidad en torno al compromiso de avanzar hacia su descarbonización, siempre y cuando la misma se realice de forma equilibrada y permita la sostenibilidad económica y social.

Y es que ya en varias ocasiones las compañías low cost (que son las que cobran por el equipaje de mano) han explicado que gran parte de sus beneficios proviene del cobro de estos extras, por lo que si se eliminan deberán encarecer el precio de los billetes.

Para Gándara, más allá de la razón legal, en la que está "convencido" que les ampara, cree "fundamental" resaltar "la perplejidad que produce escuchar a distintas instituciones u organizaciones aplaudir esta medida como positiva para los consumidores", lo que "muestra un desconocimiento absoluto".

En esta línea, el presidente de ALA ha señalado que el impacto de la multa puede provocar que cerca de 50 millones de pasajeros en España (los que no pagan por su equipaje de mano) tendrían que empezar a pagar por utilizar unos servicios que "no precisan", con el consiguiente efecto en la demanda y en la productividad.

Empezarían los retrasos

La cuestión es que si la mayoría de los pasajeros lleva su propio equipaje de mano, no todo se pueden colocar en la cabina cuando el avión viaja completo o cerca del overbooking. Es decir, los trolley de las personas que se encuentren al final de la cola de embarque tendrían que bajarse a la bodega, con el correspondiente retraso que supone para el despegue. De hecho, ya sucede en algunos vuelos de compañías que no obligan a pagar por este servicio.

"Es importante no engañar al conjunto de consumidores sobre la supuesta gratuidad de ciertos servicios en el caso de que prosperen las sanciones mencionadas", ha afirmado durante su intervención Gándara.

Las aerolíneas defienden que al fragmentarse los servicios se permite elegir y pagar solo por aquellos que realmente se necesitan. Añaden que el pasajero siempre tiene conocimiento del precio del vuelo que ha seleccionado desde el inicio, pudiendo elegir y abonar solo los servicios que precisa. "Damos capacidad de elección a los consumidores", ha defendido Gándara.

Sobre las asociaciones de consumidores, la patronal calificó ayer de "desafortunado" y "precipitado" que estén fomentando que los clientes comiencen a reclamar por el cargo extra aplicado por algunas aerolíneas por viajar con equipaje de mano y otras supuestas irregularidades cometidas en el sector aéreo, ya que aseguran que esa sanción "no es firme".

Facua pide denunciar el cobro del equipaje de mano

En este sentido, Facua-Consumidores en Acción anunció la puesta en marcha una plataforma de afectados por el cargo extra por viajar con equipaje de mano y otras supuestas irregularidades cometidas en el sector aéreo, como los sobreprecios por imprimir la tarjeta de embarque en el aeropuerto o sentarse junto a una persona dependiente.

En concreto, Consumo sancionó la semana pasada con más de 150 millones de euros a Ryanair, Volotea, Vueling y easyJet por la aplicación de cargos extra a los usuarios por subir equipaje a bordo, por la selección de asiento cuando el viajero va a acompañado por niños o personas dependientes, por la falta de transparencia en la información contractual, así como por el cobro de la impresión de la tarjeta de embarque en el aeropuerto.

El pasado viernes, Gándara ya subrayó que, por el momento, cobrar por el equipaje de mano no es una práctica ilegal, porque las sanciones del Ministerio de Derechos Sociales, Consumo y Agenda 2030 aún no son en firme y porque, además, las aerolíneas afectadas tienen la opción de presentar recursos.