Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oposiciones

El trabajador de más de 40 años, un perfil de opositor en aumento

"La gente quiere estabilidad, quiere certeza, quieren tener asegurados sus derechos laborales", explican las academias y preparadores

Opositores en los exámenes para maestros el pasado mes. Gregorio Marrero

El número de opositores ha aumentado notablemente en los últimos años. Entre ellos, destaca un perfil mayor de 40 años, que incluso alcanza la cincuentena, y que aunque ya tiene trabajo quiere mejorar su situación.

Las academias y los preparadores señalan que el incremento del número de plazas convocadas y la inestabilidad actual de los empleos son los factores principales que explican esta tendencia.

El primero de ellos es la situación de la oferta pública de trabajo que, en la actualidad, se encuentra en alza. Las plantillas envejecidas, o lo que es lo mismo, el ‘reloj generacional’ está obligando a las administraciones a ofertar un mayor número de plazas, según explica el director de la academia Jesús Ayala.

A esta tendencia contribuye que, como medida extraordinaria por la pandemia de la covid-19, la tasa de reposición de efectivos sea ahora del 100%, lo que se traduce en que por cada 10 personas que se jubilen, se pueden ofertar 10 vacantes.

En la academia de Jesús Ayala se estima que el 65% de los estudiantes tiene entre 18 y 30 años, el que dicen "es el bloque más potente". Sin embargo, un 25% supera ya los 30 años. De entre ellos, "un porcentaje importante" alcanza la cincuentena: "Efectivamente este grupo existe y antes no", señala Ayala.

Javier Cuenca, preparador de oposiciones, señala que la principal motivación para estudiar es que "la gente quiere estabilidad, quiere certeza, quieren tener asegurados sus derechos laborales".

Es por eso que dice que son cada vez más habituales los estudiantes que pretenden "dar el salto" desde la educación privada u otros sectores que, con la Covid, han podido empeorar sus condiciones, siendo ahora "más inestables", según justifica el preparador: "Con la Covid mucha gente ha reflexionado sobre su futuro laboral o se ha quedado en el paro y ha decidido reconducir su camino".

La diferencia principal entre los opositores más jóvenes y los de edad avanzada la explica Ayala: "Una chica o un chico de 19 años la empieza pero se aburre, los mayores son más decididos aunque tengan menos tiempo".

Trabajar y opositar

La gestión del tiempo entre el trabajo, la vida personal y el estudio es una tarea cuanto menos complicada.

Inma tiene 50 años y aspira a convertirse en administrativa del Estado: "Se compagina muy mal, un trabajo a jornada completa por turnos y luego llegas a casa y tienes las tareas (...). El poquito tiempo que sobra, que sería para ocio o para descansar, lo tienes que dedicar a estudiar si es que quieres conseguir algo".

Trabaja como cajera y pretende mejorar sus condiciones laborales: "Trabajo por turnos, mañanas, tardes y noches y me gustaría mejorar ese punto. El sueldo también".

La situación de Juani, de 56 años, es muy similar. Prepara sus primeras oposiciones a auxiliar administrativo, aunque lo hace "quitándose el poco tiempo libre que tiene", pues además de trabajar afirma ser "ama de casa a tiempo completo".

"Muchas compañeras están en mi misma situación. Al tener esta edad, nos cuesta más poder prepararnos", añade.

Clases en línea: un modelo para la conciliación laboral

Otro factor que puede haber contribuido al aumento de la cifra de opositores es el nuevo modelo de formación en línea que ofrecen las academias y algunos preparadores.

Estas son las clases en ‘streaming’ que no requieren la presencialidad de los alumnos y dan flexibilidad de horarios.

Así lo señala Jesús Ayala: "Hay una bolsa de opositores muy grande a los que les viene muy bien porque no podían desplazarse".

La posibilidad de atender a las explicaciones del temario desde casa y en diferido "facilita la conciliación laboral", detalla Ayala. Asimismo, permite la preparación de aquellos aspirantes a empleos del estado que, por el emplazamiento de su domicilio, no podían acudir a diario a las clases.

Compartir el artículo

stats