Gastronomía de guerra

Gastronomía de guerra | Tarta de tatin de cebolla y queso de cabra

Una receta ultra sencilla que se prepara en un momento y que está riquísima

Detalle de la tarta tatin de cebolla y queso de cabra, con los bordes caramelizados.

Detalle de la tarta tatin de cebolla y queso de cabra, con los bordes caramelizados. / M.T.

Marta Torres Molina

Marta Torres Molina

Esta receta, que lleva un tiempo dando vueltas por las redes, es de esas que no tienen vuelta atrás. Una vez que la preparas se queda en el fondo del recetario del día a día. Por lo sencilla, por lo rápida, por lo rica. No tiene truco y los ingredientes no pueden ser más de andar por casa: cebolla, queso y masa brisa (sirve también la de hojaldre o, incluso, una base de pizza). Tener este tipo de masas en casa solucionan un apuro, un “no sé qué preparar” y un “no tengo nada”. Una masa y cualquier resto que haya por la nevera o la despensa hacen un apaño más que digno. Por no hacer falta no requiere, ni siquiera, de un molde. Se puede prerarar directamente sobre un papel de horno y, además, darle la vuelta (¡no olvidemos que es una tatin!) es mucho más fácil. Cuando empiece a coger color en el horno y veáis el juguito que se desparrama por el papel no os asustéis, al revés. Dejadlo a su aire. Que cueza, que se vaya secando, que caramelice. Esos bordes caramelizados son lo mejor de esta tatin.

Ingredientes (para 4 porciones)

  • 1 lámina de masa brisa (1,75€)
  • 1 cebolleta (0,48€)
  • 1 cebolla morada (0,95€)
  • 200 gramos de queso de cabra (3,95€)
  • Sal y pimienta negra
  • Vinagre balsámico (0,2€)
  • Aceite de oliva (0,34€)
  • Romero o tomillo

Precio total

7,67 €

1,92 € por persona

Preparación

—Precalentar en horno a 200 grados.

—En una placa de horno extender el papel de horno, salpicando un poco la placa con agua para que el papel se pegue.

—Sobre el papel rociar generosamente, calculando el espacio de la lámina de masa brisa, con aceite de oliva, vinagre balsámico (también sirve la crema de balsámico), sal, pimienta y romero o tomillo.

—Cortar a láminas finas las dos cebollas, deshacer los aros con los dedos y mezclarlos.

—Colocar la cebolla sobre la mezcla de aceite y vinagre. Y, encima, el queso de cabra en láminas finas.

—Poner encima la lámina de masa brisa, procurando que quede bien cubierta la cebolla y el queso.

—Hornear durante 40 minutos a 200 gramos y dejar atemperar.

—Cuando esté templada, darle la vuelta sobre un plato y retirar el papel de horno.

El toque gourmet

Se puede potenciar el sabor dulce de la cebolla añadiendo unos trocitos de dátil.

Suscríbete para seguir leyendo