Coses Nostres

El animal con más muertes en carretera

El gorrión –’teulat’ en las Pitiusas– es la especie que, debido a su carácter antropófilo, más padece las consecuencias de contaminación, uso de pesticidas, falta de espacios verdes y también colisiones con los coches

El gorrión comúnse identifica bienpor el capirote grisdel macho.

El gorrión comúnse identifica bienpor el capirote grisdel macho. / CAT

Cristina Amanda Tur

Cristina Amanda Tur

En plena primavera, la presencia de gorriones a nuestro alrededor es más evidente –y más escandalosa– que nunca. Sin embargo, su práctica omnipresencia no debe hacernos olvidar que el gorrión común (Passer domesticus) es una especie que esta desapareciendo de ciudades y pueblos por culpa de una combinación de factores a los que se suma ahora la constatación de que esta ave es el animal que sufre una mayor incidencia de mortalidad por atropellos y colisión contra vehículos. Es un dato que ha dado a conocer SEO/Birdlife, una de las organizaciones que participan en el proyecto Stop Atropellos de Fauna en España (SAFE).

El hecho de que esta ave sea la especie más afectada está relacionado, sin duda, con su cercanía al ser humano, con el hecho de que comparta nuestros hábitats; prácticamente no hay lugar habitado por el ser humano en el que el gorrión no esté presente. Esa proximidad explica también el nombre con el que este común paseriforme es conocido en Ibiza, teulat, lo que significa que es un pájaro de los tejados, que puede anidar tanto en los árboles como en los agujeros de los muros y en los huecos de las tejas. En Mallorca también lo conocen como teulader y los menorquines usan preferentemente la palabra pardal, como los catalanes; en las Pitiusas, pardal es una palabra genérica que incluso va más allá de su posible traducción como pájaro (en castellano el término pájaro no hace referencia, usado con precisión, a todas las aves, sino sólo a paseriformes).

La clave | Tres especies distintas

En las Pitiüses pueden verse tres especies de gorrión, aunque sólo el común comparte hábitat con la especie humana. La segunda es el teulat lliri (gorrión chillón en castellano y Petronia petronia en su nomenclatura binominal), frecuente en los acantilados de Formentera y menos habitual en los de Eivissa. Y el tercer gorrión es el teulat galtanegra (gorrión molinero o Passer montanus), mucho más escaso, citado solo en Eivissa y conocido también como pardal xarrec. El gorrión común se distingue muy bien por el capirote gris del macho.

Los edificios modernos –sin tejas y sin huecos en los muros– ya no suelen ser adecuados para las necesidades de los gorriones, y ello también ha contribuido al descenso de sus poblaciones, junto a la contaminación, el uso de pesticidas y la mala gestión y desaparición de auténticas zonas verdes en las ciudades. Respecto a su muerte en las carreteras, Marcelo d’Amico, investigador de la Estación Biológica de Doñana y coordinador científico del proyecto SAFE, señala que, si bien los datos apuntan al gorrión como la especie de fauna silvestre con más ejemplares muertos en las carreteras, hay que tener en cuenta que el estudio tiene ciertos sesgos, que es posible que haya pequeños animales (como sargantanes y dragons) que, por su tamaño y por pasar más desapercibidos, queden fuera de las estadísticas.

Abundantes

Lo explicaba en el programa Nautilus, de IB3 ràdio, y destacaba también la incidencia de los atropellos en las aves nocturnas. De hecho, los datos de los animales que llegan a los centros de recuperación de fauna de las islas revelan todos los años la elevada incidencia de muertes en carretera de animales nocturnos como búhos, lechuzas y ginetas. A pesar de ello, se considera –también en las islas– que el grupo más afectado es el de las pequeñas aves paseriformes como los gorriones, aunque sus casos no siempre se detecten.

En Ibiza y Formentera, los gorriones siguen siendo abundantes en todo el territorio (menos en los islotes), lo que no significa que no padezcan la desaparición de árboles en las zonas urbanas, los jardines asépticos de monocultivo de plantas exóticas y las jardineras donde se aprisiona a los árboles para no permitir que crezcan hierbas a su alrededor. Los gorriones son los indicadores de la calidad de vida de las ciudades y, como otras aves urbanas, necesitan, además de árboles, espacios donde pueda haber insectos y semillas.

Suscríbete para seguir leyendo