Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Coses nostres

La estrella de Ibiza que huye de la luz

En aguas de las islas existe una gran variedad de asteroideos a distintas profundidades, y la estrella de mar lisa es muy abundante a partir de los veinte metros

Estrella de mar lisa ens’Olleta des Vedranell. CAT

Su patrón de manchas parece inconfundible. Aunque hay otras especies de estrellas de mar que tienen similar tamaño –unos veinte centímetros– y parecidos tonos entre naranja y rojo, ninguna otra tiene esas líneas de manchas oscuras, ligeramente hundidas, que se inician en el centro y se prolongan hacia la punta de cada uno de sus cinco brazos. Las manchas son, en realidad, pápulas, diez hileras de branquias en cada brazo por las que este equinodermo respira. La estrella de mar Hacelia attenuata es conocida popularmente como estrella de mar lisa o suave o simplemente estrella llisa en catalán, y tal nombre se debe a un aspecto aterciopelado que la diferencia, en especial, de otra estrella anaranjada que suele encontrarse en los mismos ambientes y que tiene las pápulas distribuidas irregularmente, como pinchos, (la espinosa roja, Echinaster sepositus). En un lado del disco central de Hacelia attenuata puede observarse una mancha algo más grande y de un color más intenso que en esta especie en concreto es fácil de identificar; es la placa madrepórica, por donde entra el agua para el sistema ambulacral, un órgano exclusivo de los equinodermos que rige diversas funciones como el movimiento.

NO TOCAR

No es raro encontrar en las redes sociales fotos de vacaciones con estrellas de mar fuera del agua como protagonistas. Incluso hay empresas que ofrecen actividades como el snorkel y que promueven la extracción de diversos animales para hacerse selfies con ellos. Y un actor español protagonizó recientemente una polémica en las redes por hacerse una foto con una estrella y una holoturia sobre una tabla de paddle. La mayoría de estos animales habrán muerto en esa interacción con los humanos porque las especies marinas –algo que debería ser una obviedad– acaban muriendo fuera de su elemento, y las estrellas de mar –en concreto y según la especie– pueden tardar en morir cuestión de segundos. 

Una de las principales características de la estrella de mar suave, que también podría diferenciarla de otras variedades similares, es que suele encontrarse ya a veinte metros de profundidad, en la zona en la que la luz roja ya ha sido absorbida en la columna de agua y ha desaparecido, donde prácticamente ya ha desaparecido también el amarillo y solo queda un mundo azul. En ese mundo, abundan organismo naranjas y rojos como lo son muchas estrellas de mar, que solo revelan sus tonos bajo la luz artificial de los focos. Sus llamativos tonos, que pueden parecer absurdos en un paisaje sin color son, en realidad, útiles para pasar desapercibidos ante otros organismos.

Oculta en cuevas

En realidad, se considera que la estrella de mar lisa está presente desde los tres a los 130 metros de profundidad, pero es más frecuente entre 15 y 50. Repasando los diarios de buceo y las fotos, se llega a la conclusión de que es una de las estrellas de mar más abundantes a los 15 y 20 metros, profundidades en las que es fácil observarla alimentándose de esponjas en las rocas. La mayoría de los equinodermos huyen de la luz, pero en la estrella de mar suave este comportamiento es aún más acusado y, a menores profundidades, se oculta en cuevas o en cavidades y es más activa de noche. Es muy abundante en el litoral de todas las islas de Balears.

En el planeta, existen cerca de 2.000 especies de estrellas de mar (asteroideos), y en el litoral balear han sido citadas más de un centenar; muchas de ellas se encuentran a grandes profundidades y habitualmente solo podemos conocer su existencia cuando son atrapadas por las redes de los arrastreros.

Compartir el artículo

stats