Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La isla que nos une

Energía asequible y limpia, una meta inaplazable en Ibiza y en el mundo

Pese a los avances registrados, la pitiusa mayor continúa lejos de cumplir con los objetivos de la Agenda 2030 de la ONU

Placas solares en la azotea de Diario de Ibiza.

Las Naciones Unidas han establecido dentro de su Agenda 2030 una serie de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) dentro de los cuales, en el caso de la energía, el ODS 7 busca garantizar para dicho año el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna.

Según indican los datos de la ONU, en los últimos años el mundo está avanzando hacia la consecución de este Objetivo 7 dados los indicios registrados de que la energía tiende cada vez más hacia la sostenibilidad, con continuas mejoras en materia de eficiencia energética y con buenos resultados en el campo de las renovables dentro del sector eléctrico. Sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer para conseguir las metas de este ODS.

En el contexto de la crisis sanitaria y social de la covid, desde Naciones Unidas recuerdan que los servicios energéticos son clave para prevenir las enfermedades y luchar contra la pandemia en asuntos que van desde el suministro eléctrico a establecimientos sanitarios, hasta la provisión de agua limpia para una higiene esencial, pasando por las comunicaciones, especialmente en aquellos lugares en lo que el 13% de la población mundial aún no tiene acceso a servicios modernos de electricidad.

Actualmente, las regiones con mayor déficit energético son África Subsahariana y Asia Meridional. En total, se estima que más de 1.200 millones de personas —una de cada cinco— viven sin electricidad en el mundo. Además, otros 2.800 millones de personas dependen de la leña, el carbón vegetal, el estiércol y la hulla para cocinar y calentarse, lo que provoca anualmente más de 4millones de muertes prematuras a causa de la contaminación del aire en espacios cerrados.

Instalación y puesta en marcha de 172 placas fotovoltaicas en el CEIP Es Vedrà A. Sant Josep

Y todo ello, en un contexto de crisis climática en el que cabe señalar que la energía es el factor que más contribuye al cambio climático ya que supone alrededor del 60% de todas las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Así, el reto en cuanto a la energía es doble. Por un lado, tenemos que seguir trabajando en garantizar el acceso a una energía asequible, para todo el mundo, pero, por otro, tenemos que asegurar que ésta sea sostenible, también en Ibiza. Porque, el cambio climático y la crisis energética afecta a todo el mundo.

Ibiza, retos locales en el contexto global

No sólo los países más pobres tienen grandes retos en materia de sostenibilidad energética, sino que también los países del norte global y sus regiones tienen mucho trabajo por hacer para seguir cumpliendo con los retos de la Agenda 2030 de Naciones Unidas. Este es el caso de España, y en el contexto local, el de Ibiza, una isla en la que, según los últimos datos del Observatorio de Sostenibilidad de la fundación IbizaPreservation, hay que seguir mejorando para dar cumplimiento a las metas 7.1 y 7.2 del ODS 7 que buscan de aquí a 2030, garantizar el acceso universal a servicios energéticos asequibles, fiables y modernos al mismo tiempo que se aumenta considerablemente la proporción de energía renovable en el conjunto de fuentes energéticas.

Aparcamiento energía fotovoltaica solar DI

Energía fotovoltaica

En el año 2017 se generó en la isla 1.162,6 MWh de energía fotovoltaica, un 0,1 % de los 902.140,5 MWh de energía eléctrica demandada en Ibiza en dicho año. Durante el primer semestre de 2018 se observó un incremento del 20% en la generación fotovoltaica respecto al mismo período del año anterior, sin embargo, de julio de 2018 a febrero de 2019 no se produjo energía fotovoltaica en Ibiza, causando un descenso anual de más del 46 % en 2018.

En 2019 la situación mejoró en lo referente a la cantidad de energía fotovoltaica generada, pero si comparamos este valor con la energía total producida en Ibiza, la fotovoltaica corresponde solo al 0,4 % en este año, mientras el 54,5 % se generó a través de motores diésel y el 45,1 % con gas natural en la central térmica.

En lo referente a 2020 el porcentual de generación fotovoltaica respecto a la energía producida en Ibiza ascendió al 1 %, pero, según deduce el Informe de Sostenibilidad 2020, se produjo anualmente menos energía fotovoltaica que en 2019, cuando la potencia instalada de esta tecnología era menor. «Posiblemente, esto se deba a que en los meses de septiembre a noviembre de 2019 se haya producido más del doble de electricidad con energía fotovoltaica que de junio a agosto del mismo año, sin embargo, dicha situación no se ha repetido en el año 2020, suponiendo una reducción en la producción de energía fotovoltaica del 21% en comparación con 2019», explica el ingeniero responsable de la recolección de estos datos, José Belino.

Desde el Observatorio de Sostenibilidad explican que, al respecto de esta situación, y consultada por la falta de registros de generación fotovoltaica en Ibiza de julio de 2018 a febrero de 2019, la Dirección General de Energía y Cambio Climático del Govern balear informó que «desconoce los motivos por los que las instalaciones fotovoltaicas de Ibiza durante unos meses no volcaron energía a la red» aunque manifestaron que lo estudiarían, y se comprometió a facilitar datos de la potencia fotovoltaica instalada en la isla; un dato que ayudaría a explicar las variaciones en la producción, aunque, a día de hoy, siguen sin haberse pronunciado al respecto, según lamenta Belino.

Pasar a la acción

Para los próximos años, se espera una transición energética en la isla real hacia un modelo más sostenible, gracias a acciones que ya han arrancado, como por ejemplo la aprobación de la ley de cambio climático de Baleares; las subvenciones y bonificaciones fiscales para las instalaciones de energías renovables; la construcción de parques solares e instalación de pérgolas fotovoltaicas sobre aparcamientos; o la creación en el Consell de Ibiza del grupo de Transición energética que actualmente se encuentra trabajando en el estudio y aplicación de un cambio de modelo.

Pero para este cambio, según insisten desde el Observatorio de Sostenibilidad, es imprescindible que Ibiza como sociedad cumpla con un compromiso de acciones futuras encaminadas hacia el cierre de la central térmica, el fomento el autoconsumo compartido mediante comunidades energéticas y huertos solares; la electrificación del parque de vehículos públicos y privados; el desarrollo de una red de puntos de recarga de calidad; o la rehabilitación de edificios para que tengan un bajo o nulo consumo energético; entre otras.

Es este sentido, merece la pena recordar que un estudio elaborado por el Govern en 2015 sobre el potencial de generación fotovoltaica en toda la comunidad concluyó que, para cubrir el 100 % de las necesidades eléctricas con energía fotovoltaica en Ibiza, sería necesario ocupar solo el 2,15 % del suelo rústico no protegido de la isla; y sobre los tejados de edificios urbanos se podría generar un 52 % de toda la demanda de energía eléctrica. Por tanto, no es solo necesario, sino realmente posible aprovechar el potencial de generación sostenible y renovable que tiene Ibiza, promoviendo la eliminación del uso de combustibles fósiles y la independencia energética de la isla.

El Observatorio de Sostenibilidad es un proyecto de IbizaPreservation. Hazte socio en ibizapreservation.org/esp/socios

Compartir el artículo

stats