Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

NBA

Willy Hernangómez: la inexplicable marginación de un MVP europeo

Transcurridas las diez primeras jornadas, el pívot madrileño solo ha jugado 14 minutos y está fuera de la rotación en los New Orleans Pelicans

Willy Hernangómez, en una imagen de archivo con los Pelicans.

El subidón anímico del Eurobasket ya ha quedado en el olvido para Willy Hernangómez. No hace ni dos meses del título conquistado por la selección española en Berlín, donde recibió el premio del MVP del torneo, reconocimiento a su determinante actuación. Pero el inicio de la temporada de la NBA, ha sido el regreso a una conocida y desconcertante realidad para el pívot madrileño de 28 años.

Apenas 14 minutos en los 10 partidos disputados hasta ahora por los New Orleans Pelicans, seis contra Charlotte y ocho contra Phoenix, una semana después. Esa es su hoja estadística. Ocho de esos encuentros lo siguió desde el banquillo sin saltar al parquet. El último, esta pasada madrugada en Indiana, donde los Pelicans perdieron por 129-122, dejándole con 5 victorias y 5 derrotas en el octavo puesto del Oeste.

Ese es el incomprensible balance para Willy Hernangómez en una temporada que ha afrontado con la confianza de que sería la de la consolidación. “He demostrado que puedo ser uno de los mejores pívots”, se reivindicó en el Media Day del equipo, en el que no paró de reclamar un hueco y de reivindicarse, reforzado por los 17,6 puntos y 6,8 rebotes de media en el Eurobasket, donde salió vencedor de las batallas contra algunos de sus rivales en la NBA, como el lituano Jonas Valanciunas, su compañero en los Pelicans, o el francés Rudy Gobert, al que superó claramente en la final con su movilidad, haciéndole salir fuera de la zona e incluso buscándolo en el cuerpo a cuerpo.

“Estoy preparado tengo confianza. He mostrado que cuando tengo minutos puedo ser uno de los mejores pívots para jugar al baloncesto. He venido aquí a competir, a divertirme y espero jugar y ganar”, fue el resumen de un discurso positivo y plagado de sonrisas sobre lo que esperaba, después tambien de una esperanzadora pretemporada con su equipo, que nada tiene que ver con lo vivido hasta ahora,

Solo palabras

Lo cierto es que ni su papel en las pasadas temporadas, ni el liderazgo que ejerce en el vestuario generando muy buen ambiente, ni siquiera las buenas palabras del técnico Willy Green o del vicepresidente ejecutivo de los Pelicans, David Griffin, alabándole permiten entender su marginación. “Ha ido mejorando y está en el mejor momento de su carrera, después de esperar pacientemente. Los Pelicans necesitan encontrar minutos para Hernangómez, que está ayudando a desarrollar en este vestuario una cultura de campeón”, aseguró recientemente Griffin. “Todos tendrán su oportunidad de jugar en un momento u otro. Es solo cuestión de maximizar esas oportunidades”, argumenta Green, en su segunda temporada en el banquillo en Nueva Orleans.

Los números de Willy en la última temporada ya demostraron que es uno de los jugadores más solventes de la competición: 9,1 puntos, 6,8 rebotes y un 52% de tiros de campo en apenas 17 minutos. Y las estadísticas avanzadas reflejan mejor que nada esa tesis: fue el 15º reboteador de la última temporada, el octavo si se cuentan solo los que disputaron menos de 50 encuentros.

Uno de los grandes problemas a los que se enfrenta Willy no tiene nada que ver con las estadísticas, ya que las suyas y las de Jonas Valanciunas son muy similiares. Y sí , en cambio, con la construcción de la química de un vestuario muy joven (Zion Williamson cuenta con 22 años; Brandon Ingram, 25) donde el escolta CJ McCollum (31 años) tiene mucho peso, según desvela The Sporting News.

Temporada clave

Entre los jugadores con mejor relación con McCollum está Larry Nance jr. Ambos llegaron juntos a Pelicans y desde su llegada, Willy es un asiduo del banquillo. El otro jugador con el que pugna por entrar en la rotación es Jaxon Hayes, que pueda alternar la posición de cuatro y de cinco, ya que Zion Williamson es intocable.

“Tiene que tener paciencia y esperar su oportunidad, porque no le queda otra”, valoró la pasada semana el seleccionador Sergio Scariolo sobre Willy en su paso por Madrid. “Si no tienes paciencia es peor para ti. El club tiene sus planes y no se pone nervioso porque tú te impacientes. Hay que estar ahí y si entiendes que no es el sitio para ti, tienes que intentar facilitar las cosas para que pueda exisit una salida en un lugar donde puedan valorar tus cualidades”.

Para Willy, que inició su etapa NBA en los Knicks (2016-18) y después recaló otras dos temporadas insustanciales en Charlotte Hornets (2018-20), este es un curso fundamental. Los Pelicans le renovaron en el verano de 2021 por tres años y tienen una opción de equipo para este tercero, que debe ser ejecutada antes del 29 de junio de 2023. En caso contrario, el jugador se encontraría en la agencia libre, avalado sobre todo por su rendimiento durante esta temporada, y en ese escenario sobre todo necesita jugar.

Compartir el artículo

stats