La UD Ibiza ha hecho hoy historia al eliminar al Celta de Vigo, de Primera División, en el encuentro de la segunda ronda de la Copa del Rey disputado en el estadio de Can Misses (5-2). El conjunto ibicenco protagonizó una tarde épica frente a su afición y goleó al cuadro vigués gracias a una brillante actuación. Sergio Castel, con un doblete, Javi Pérez, Manu Molina, de penalti, y Ángel Rodado en el descuento han sido los protagonistas de una goleada que ya forma parte del Libro de Oro del fútbol pitiuso.

El Celta, que llegaba a la isla sin los lesionados Iago Aspas y Nolito, presentó un equipo plagado de suplentes y futbolistas del filial. El argentino Eduardo Chacho Coudet dejó en el banquillo a piezas importantes como Denis Suárez, Santi Mina o Brais Méndez, y solo un fijo como Tapia formó en medio campo, dado que se perderá el siguiente encuentro liguero por sanción.

Como era de esperar, Juan Carlos Carcedo salió con todo en busca de la sorpresa. Un once de gala del que volvió a caerse Ángel Rodado en detrimento de Sergio Castel, autor del gol que dio la clasificación al cuadro celeste frente al Compostela en primera ronda, y héroe ayer a la postre.

A pesar de las dos diferencias de categoría, ambos conjuntos llegaban a la cita en plena forma. Los ibicencos como líderes invictos en el grupo 3A de Segunda División B, y los gallegos tras la obtención de 16 de los últimos 18 puntos en juego desde la llegada del Chacho Coudet.

Fiel a su estilo, la UD Ibiza salió a morder a su rival y, fruto de la presión, gozó de varios contragolpes y de cierta posesión durante los primeros compases de la eliminatoria. Castel tuvo el 1-0 en el minuto 9 tras ganar la espalda de la defensa en un balón filtrado por Kike López, pero el disparo salió desviado a córner. Tras el saque, fue Javi Pérez quien remató contra el cuerpo de un defensor vigués. La UD Ibiza no perdonó la caraja de su rival. Fran Grima ganó línea de fondo y Castel, solo en el segundo palo, cabeceó con potencia al fondo de las mallas (min. 12).

Lejos de reaccionar, el Celta permaneció contra las cuerdas y el cuadro celeste, alentado por su afición, se creció hasta límites insospechados a base de buen juego, profundidad y genialidades en ataque.

Partido de Copa del Rey UD Ibiza - Celta de Vigo

Fruto de un error de los ibicencos en la ejecución de un saque de esquina, Fran Beltrán protagonizó el primer disparo peligroso del Celta en el minuto 25. Pero fue un espejismo. En solo dos minutos de auténtica emoción y locura en Can Misses, la UD Ibiza sentenció a su rival con dos obras de arte que sirvieron para elevar el 3-0 en el marcador antes de cumplirse la primera media hora de juego. En el 26' apareció de nuevo Castel para culminar un contragolpe con un exquisito recurso técnico dentro del área, sentando a dos defensas y engañando al portero con un toque sutil. Y sin tiempo para la reacción, Javi Pérez engordó la ventaja celeste con una espectacular volea desde el punto de penalti a centro de Davo, quien también había entrado hasta la cocina como Pedro por su casa (min. 28).

Por si no era suficiente el brutal desempeño de los isleños, también apareció el portero Germán Parreño para sacar a córner un testarazo tremendo de Lautaro. Lo intentó antes del descanso Okay, también de cabeza, pero no acertó entre los tres palos. Coudet no podía creerse lo que estaba viendo cuando Martínez Munuera indicó el camino a los vestuarios.

Pese al severo correctivo, el técnico argentino no movió el banquillo y su equipo continuó romo y apático su andadura por la Copa. Fue Davo quien pudo ampliar la ventaja local en el 54' en otro rápido contraataque, pero no logró batir por bajo a Villar. Tras un nuevo cabezazo de Okay a las manos de Germán, el propio Davo inició una cabalgada tremenda y cedió al espacio para Kike López, que fue derribado por Fontán dentro del área. Manu Molina ahondó en la herida celtiña marcando el penalti a lo 'panenka' y firmando un 4-0 para la posteridad (min. 61).

El carrusel de cambios ofensivos del Chacho sirvió para que Santi Mina recortara diferencias en el 78' y para que Jordán estableciera el 4-2 a los 87 minutos. El propio Mina falló un penalti en el último minuto, tras una dudosa infracción de Pardo, y Rodado puso la puntilla a la contra en el descuento (5-2). Tras su histórico triunfo, la UD Ibiza estará el viernes en el sorteo de los dieciseisavos de final, donde tiene muchas papeletas para repetir contra el FC Barcelona o para estrenarse frente al Real Madrid. Casi nada.