Vela

Jago Huércanos, rumbo a Los Ángeles 2028

El regatista ibicenco ha sido seleccionado por el cuerpo técnico de la clase olímpica Ilca 7 para formar parte del equipo español de promesas de la Real Federación Española de Vela

Jago Huércanos tripila su Ilca 7 durante una regata reciente. | RFEV

Jago Huércanos tripila su Ilca 7 durante una regata reciente. | RFEV

Rubén J. Palomo

Rubén J. Palomo

Jagoba Huércanos Machimbarrena (Ibiza, 25-07-2004) ha sido seleccionado por el cuerpo técnico de la clase Ilca 7 de la Real Federación Española de Vela para formar parte del equipo español de promesas para los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 2028.

El regatista ibicenco, a sus 19 años, ha visto cumplido uno de sus sueños más remotos desde que a los 10 años se iniciara en el mundo de la vela, en un escenario difícil y alejado de la alta competición como es Ibiza.

Sin embargo, el trabajo diario, sumado a su talento natural y a un carácter «ultra competitivo», como él mismo se define, le han permitido situarse entre los mejores del mundo en la categoría sub-21 y sumergirse de lleno en la carrera olímpica con el equipo nacional. «Si me dices hace dos que estaría aquí, diría que estás loco», admite en conversación telefónica con Diario de Ibiza.

Jago Huércanos se formó en las clases iniciales de Optimist y de Láser en el Club Nàutic Sant Antoni antes de conseguir una plaza en el Centro de Tecnificación de Palma, para enrolarse después en las filas del Club de Vela Puerto de Andratx. Durante su etapa en Mallorca experimentó una gran evolución y comenzó a destacar en las competiciones internacionales. En Ibiza, según reconoce, no se dan las condiciones competitivas para crecer y mejorar, pero encontró los apoyos suficientes para no verse estancado y continuar con su aprendizaje hacia la clase olímpica Ilca 7.

«Fue un progreso bastante vertical en un periodo muy breve porque, de un año para otro, empecé a ganar a gente que no había ganado en mi vida; regatistas que cuando yo todavía hacía optimist ellos ya estaban en competiciones internacionales», explica Jago Huércanos, quien hace mención a su personalidad competitiva como factor diferencial en ese exponencial crecimiento. «A pesar de que llegó un punto en la isla donde no había mucha competencia ni entrenadores de más alto nivel, me salvó el querer seguir entrenando y entrenando, y seguir siendo más competitivo. En la isla hay gente que cuando le pasa eso, se dejan, pero yo creí en mis posibilidades y me aceptaron en el Centro de Tecnificación de Baleares. Ahí ya hubo un salto de nivel muy grande», relata.

Con Es Nàutic ya había asomado la cabeza en campeonatos internacionales juveniles de Ilca 4 e Ilca 6, pero a partir de 2022, siendo aún menor de edad, comenzó a codearse con la élite nacional de la clase olímpica Ilca 7. Ya en los últimos meses, ese irrefrenable progreso se ha materializado en resultados que sitúan al joven regatista pitiuso en la trayectoria hacia unas Olimpiadas. «La federación establece un porcentaje según la posición en la que debes quedar en la flota, así que ya sabes el objetivo por el que tienes que luchar», explica. De esta forma, en el pasado Trofeo Princesa Sofía de Palma, una de las regatas para las clases olímpicas más importantes y decisivas de la copa mundial, Jagoba se destapó con una duodécima posición absoluta en el grupo plata de Ilca 7 y tercera sub-21. Su meteórica trayectoria y ese excepcional resultado le valieron para ingresar en el equipo olímpico español de promesas que componen seis regatistas, de los que sólo uno conseguirá plaza para Los Ángeles 2028.

En esta carrera olímpica, el ibicenco afronta su última temporada como sub-21 consciente de que el salto a la división absoluta será muy difícil: «Las cosas cambiarán mucho, conseguir cualquier resultado es mucho más complicado y hay muchísimo nivel. Entonces el objetivo es entrenar y aprender lo máximo posible, competir lo máximo posible con los mejores, porque lo más importante es adaptarse a ese ritmo que llevan y al que compiten, que es una barbaridad». A pesar de todo, el regatista ‘portmanyí’ no renuncia a nada. «Pero no dudo de mí mismo porque me he demostrado ya saliendo de Ibiza, donde no hay nada de nivel en la vela, por desgracia, a pesar de eso y de ser de una familia con muy pocos recursos económicos, he podido ir saliendo y llegar al equipo olímpico, que es algo que consiguen muy pocos», argumenta.

A pesar del apoyo que le brinda el club de Andratx, Jagoba solicita con humildad apoyos por parte de patrocinadores privados recordando que tanto el material deportivo (neopreno, botas...), como las dietas en sus viajes corre por su cuenta. Para sufragar estos y otros gastos en competiciones internacionales, su familia ha iniciado una campaña de crowdfunding (https://gofund.me/bde61e87) que por el momento ha recaudado 2.660 euros. «Estaría súper contento de poder colaborar con empresas que quisieran apoyarme en este proyecto. Cualquier ayuda sería bienvenida para hacer frente a esto de la mejor forma», sostiene Jago, orgulloso de poder llevar el nombre de Ibiza al equipo español en la carrera olímpica, como ya hiciera hace unos años Carlos Roselló.

«Al final yo me inicié un poco tarde y la vela es un deporte que cuanta más experiencia y más aprendas de pequeño, mejor. Dependes del mar y del viento, que es una cosa que cambia cada día, y para poder rendir y ser bueno has de aprender a adaptarte. Eso se logra con horas y horas de navegar. Haberlo conseguido sin haber navegado tanto como otros, y hacerlo en Ibiza que siempre es complicado por la falta de nivel y de material decente, me hace estar ahora contentísimo. A pesar de todo, seguir en esto, confiar y llegar donde estoy ahora si me lo hubieras dicho hace dos años te habría dicho que estabas loco», concluye.

Suscríbete para seguir leyendo