Día del Periodista 50% DTO. Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Eibar remonta en el Palladium Can Misses

1-2. La UD Ibiza naufraga tras adelantarse en el marcador en una segunda parte en la que el Eibar aprovechó dos rechaces y donde Bogusz vio la roja directa

Coke y Stoichkov en un lance del partido jugado hoy. LaLiga

La UD Ibiza ha encajado este jueves una dura derrota frente al Eibar tras adelantarse en el marcador al filo del descanso. Los de Baraja no han podido resistir los envites del Eibar, que ha consumado su remontada gracias a dos rechaces de Fuzato, el primero anotado por Bautista y el segundo, a los 81 minutos con un taconazo de Stoichkov. Por si fuera poco, la UD Ibiza ha acabado el partido con un hombre menos tras la roja directa que ha visto Mati Bogusz por un pisotón a un rival tras el 1-2.

Con las novedades de Coke en el lateral derecho y de Álex Gálvez en la medular por el sancionado Iván Morante arrancó el encuentro el conjunto celeste ante poco más de 2.000 aficionados en la tarde de este jueves. Dos acciones verticales con centro al área de Suleiman y Nolito casi sorprenden al Eibar, que tras apropiarse del balón vio cómo Miki Villar y Suli volvían a generar dudas en su estructura defensiva.

Los de Baraja buscaban rápido los extremos, con Azeez y Nolito rompiendo entre líneas y Ekain abriendo vías de pase en ataque, mientras el cuadro armero intentaba contragolpear con Quique y Stoichkov rompiendo por los costados. De hecho, el máximo artillero de los vascos perforó la meta de Fuzato a los 16 minutos tras recibir la asistencia al hueco de Javi Muñoz, pero el tanto fue anulado por fuera de juego.  

Un cabezazo posterior de Bautista que se marchó desviado y un potente disparo de Matheus que despejó a córner el portero italobrasileño aumentaron el apetito de los armeros, que llegaban «con hambre» de victorias a Ibiza tal y como había declarado en la previa Gaizka Garitano. Mientras tanto, en el conjunto celeste cundían las imprecisiones y las pérdidas de balón ante la sólida presión visitante. 

Hasta el descanso lo siguió probando el Eibar ante un Ibiza que parecía por momentos desdibujado y a merced de su rival. Sin embargo, tras un patadón sin destino de Martín Pascual tuvo la fortuna de cambiar el guion del encuentro con un tanto de los llamados psicológicos, al filo del descanso. Ekain peinó el balón aéreo y Miki Gallego rompió con velocidad la espalda de la defensa vasca para poner el 1-0 tras regatear al portero Yoel (min. 43).

Todo por decidir

Hasta ese momento, todo hacía indicar que Baraja cambiaría su plan de partido visto el empuje ofrecido por el rocoso cuadro azulgrana y la falta de ideas de la propuesta inicial celeste. El gol de Miki había dado confianza al equipo, pero el Eibar no tardó en empatar cuando un mal despeje de Fuzato a centro chut de Tejero lo aprovechó Bautista a un metro de la línea de gol para poner el 1-1 (min. 52.). El carrilero vasco había encontrado vía libre mientras Álvaro se quejaba en el suelo de un golpe que le obligó a abandonar el partido.

Stoichkov vio cómo le anulaban un segundo gol por posición antirreglamentaria tras otro arrebato armero aprovechando los errores del conjunto isleño. Ahora sí, Baraja movió ficha con casi media hora por delante dando entrada a Armando, Mati Bogusz y Sergio Castel y manteniendo en ataque a Ekain. Una apuesta ofensiva que pudo recibir un duro revés si el testarazo de Bautista a los 64 minutos hubiera encontrado portería.

El polaco casi la lía en su reaparición ante la afición celeste. Agarró un balón en el carril del 10 y tras hacer una ruleta para driblar a su rival soltó un derechazo que se fue por encima del travesaño. El recién incorporado Corpas respondió con un disparo mordido a la media vuelta tras recibir dentro del área. Las fuerzas se nivelaron y el partido cayó en una espiral de interrupciones que frenaron el ritmo, pero Stoichkov, el más listo de la clase, apareció en el momento oportuno para, de tacón, romper el empate en favor del Eibar a los 81 minutos de juego. La falta de contundencia y un desajuste defensivo despejaron el camino a Tejero para romper la última línea y disparar por raso sobre Fuzato. El rechace del cancerbero celeste lo cazó el goleador armero para completar con fantasía la remontada. 

Castel pudo poner de nuevo las tablas con un cabezazo que repelió la zaga, pero el partido murió sin contemplar la reacción de una UD Ibiza que acabó con uno menos por la expulsión de Bogusz tras ver la roja por pisar a un rival sin balón de por medio. Triste final para una noche aciaga en el Palladium Can Misses.

Compartir el artículo

stats