Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol - Segunda

La UD Ibiza asalta el Tartiere con una genialidad de Ekain

0-1. El equipo ibicenco logra su segunda victoria consecutiva gracias a un gol de penalti en la segunda parte ante un Oviedo que tuvo el empate en el descuento

Ekain durante el encuentro de hoy en Oviedo. LaLiga

La UD Ibiza ha logrado una victoria vital y de mucho prestigio esta tarde ante el Real Oviedo en el estadio Carlos Tartiere (0-1). El conjunto ibicenco ha completado un partido muy serio que ha decantado Ekain desde los once metros tras una exquisita acción personal del atacante vasco. Los de Baraja se han mostrado muy efectivos en ataque y han aguantado el arreón del equipo de Jon Pérez Bolo, que ha podido lograr el empate en un descuento de máxima emoción.

A pesar de que figuraba entre los once titulares, unos problemas físicos durante el calentamiento dejaron fuera a Sergio Castel. Baraja se decantó por Azeez para jugar entre líneas junto a Appin por detrás de Ekain como hombre más adelantado.

La primera del partido fue para Borja Bastón, a los tres minutos, con un cabezazo muy mordido que se marchó desviado tras centro lateral, pero fue la escuadra ibicenca la que gozó de un buen puñado de acciones a balón parado en los albores del encuentro; a los ocho minutos, Herrera botó una peligrosa falta lateral que remató desviada Martín de forma poco ortodoxa. El extremo canario culminó (con precipitación) dos buenas transiciones de los celestes con disparos que no encontraron portería, y se mostró muy activo liderando los contragolpes isleños en el Carlos Tartiere.

El choque destilaba frescura y acción. Los de Baraja sacaban rédito a su presión media-alta y la movilidad de los mediocampistas, ayer naranjas, generaba muchos problemas al conjunto carbayón, que solo encontraba algo de luz en ataque cuando aparecía Borja Sánchez entre líneas.

En pleno intercambio de maniobras, un mal control de Fran Grima en la salida de balón permitió al Oviedo conectar dentro del área con Borja Bastón, que remató sin puntería cerca de la cepa del poste.

Los celestes fueron perdiendo el dominio del balón y se afanaron en mantener la intensidad defensiva para salir con velocidad a la contra. La precipitación acabó con muchas transiciones, como una a cargo de Herrera en el descuento, y la primera mitad murió con escasa brillantez y nula claridad en ataque.

Segunda mitad

La segunda mitad arrancó con ritmo y con una primera ocasión para Sergi Enrich, que cabeceó a las manos de Fuzato un centro de Borja Sánchez tras desarbolar a sus defensores. La entrada del francés Koba Lein dotó de mayor jerarquía al cuadro ovetense, que mejoró sus transiciones y sometió a los ibicencos en los primeros minutos. Enrich mandó a las nubes una de las mejores opciones del equipo local, a los 54 minutos, tras una excelente combinación entre Lucas y Bastón ganando la espalda de la zaga isleña.

Al Ibiza le costaba salir de su campo, pero cuando lo consiguió a los 60 minutos a través de Appin perdonó la oportunidad más clara hasta el momento. El francés encontró a Herrera en ventaja, pero el canario falló el control y no fue capaz de batir a Tomeu Nadal. Tras el córner, los de Baraja ganaron sendos balones divididos pero tampoco pudieron conectar buenos remates Herrera y Azzez. 

Respondió el Oviedo con un testarazo de Borja Bastón a centro de Lucas, que tuvo todo el tiempo del mundo para telegrafiar la asistencia. El remate del capitán carbayón salió lamiendo el travesaño. 

Lo que ocurrió después fue una oda al carácter impredecible del fútbol y una genialidad de Ekain que acabó en el 0-1 para la UD Ibiza desde los once metros (min. 67). Ekain agarró un balón a la espalda de la defensa por el carril zurdo y se marchó de dos futbolistas dentro del área con enorme habilidad. El vasco ganó línea de fondo y mandó un pase de la muerte para Miki Villar, cuyo zapatazo taponó con la mano el defensa ovetense Rodri Tarín. Ekain, héroe del ascenso hace dos años en Badajoz, volvió a dar muestras de su efectividad y engañó a Nadal para convertir la pena máxima y poner por delante a los celestes en el Tartiere.

Bolo introdujo a toda su artillería ofensiva y Baraja mandó un mensaje de calma a sus pupilos dando a entrada a Javi Vázquez por Miki Villar y, a 10 minutos para el final, a hombres de peso y veteranía como Coke Andújar, que debutó como celeste, y Álex Gálvez. 

Obeng tuvo el empate en el 85 con un potente cabezazo que se marchó rozando el poste tras un nuevo centro lateral que no encontró oposición por la defensa pitiusa. El equipo se amarró los machos ante el arreón local y acabó defendiendo muy cerca de Fuzato, que vio cómo Obeng volvía a anticiparse tras un barullo en el área para estrellar el balón en el travesaño. El Ibiza, achicando agua, alcanzó el descuento con un hombre menos tras la expulsión por doble amarilla de Juan Ibiza y con los refuerzos de Suleiman y Goldar. Pero el Oviedo no desistió y estuvo muy cerca de lograr el empate, sobre todo en una acción a balón parado en la que Enrich no alcanzó a rematar en el segundo palo con todo a su favor.

Compartir el artículo

stats