Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol - Segunda

UD Ibiza: Las cuentas no cuadran en el estadio Palladium Can Misses

El club no rompe la barrera de los 3.000 abonados

Ekain protege el balón durante el partido de este domingo ante los aficionados de la grada general del Palladium Can Misses. Vicent Marí

El proceso de adaptación que viene llevando a cabo la UD Ibiza al fútbol profesional desde la pasada temporada atraviesa por algunas dificultades tanto en el plano estructural, con una auténtica revolución en los despachos este verano, como en el logístico y organizativo. Las inversiones que ha realizado el club celeste en el estadio municipal desde su ingreso en LaLiga SmartBank han permitido avanzar al proyecto de Amadeo Salvo, pero no todo está marchando como querrían en la entidad ibicenca. Ni en su afición.

Al margen de las exigencias de la empresa organizadora que preside Javier Tebas, una de las cuestiones que preocupan en el club son las cifras de asistencia que arroja el sistema informático de accesos al Palladium Can Misses, que tras las reformas del año pasado presenta un aforo para 6.000 espectadores.

Aunque este domingo las altas temperaturas y el intempestivo horario del encuentro (16.15h) frenaron la afluencia de aficionados, en el seno del club no ocultan su sorpresa por que la cifra oficial ante el CD Tenerife fuera de 2.390 espectadores, la más baja desde que la UD Ibiza ascendiera a la división de plata.

Tampoco creen que los datos de las primeras jornadas como local frente a dos exPrimera División reflejaran el ambiente vivido en Can Misses: 2.855 espectadores contra el Deportivo Alavés y 3.498 en el debut liguero ante el Granada CF. Esta última cifra contra el conjunto nazarí llamó especialmente la atención ya que las gradas del coliseo celeste sí lucieron un aspecto de gala, más cercano a los tres cuartos de entrada que a la mitad del aforo.

Aunque no se ha detectado el posible error de conteo, en la avenida de Campanitx creen que los nuevos tornos instalados en las puertas de acceso al estadio no computan algunos tipos de abono o de entrada. De esta forma, una parte de la asistencia no queda reflejada en el sistema y, por tanto, en las cifras oficiales que recoge y hace públicas LaLiga.

De hecho, la temporada pasada la asistencia media por partido se situó entre los 3.500 y los 4.500 espectadores –5.000 ante el Almería y el Eibar– sin que el aspecto que presentaban las gradas difiriera mucho de los dos primeros partidos disputados este curso en el feudo ibicenco.

Desde el club tratarán de buscar soluciones a esta cuestión, ya que las bajas cifras de asistencia, siendo además engañosas, perjudican a la proyección de la UD Ibiza y a la captación de nuevos seguidores dentro y fuera de las fronteras de la isla.

Precios y escasez de bebidas

Muchos aficionados están haciendo constar su malestar en las redes sociales con la operativa del club los días de partido. Primero fue el alza en los precios de los abonos, tanto para renovaciones como nuevas altas. Después, tras el primer partido ante el Granada, arreciaron las quejas por el precio de los refrescos y la falta de agua fría. Esta situación se recondujo ante el Deportivo Alavés, pero este domingo han vuelto a sucederse las críticas por la falta de previsión en las barras. Según algunos usuarios, las bebidas frías se agotaron muy rápido al no existir equipos de refrigeración y después se acabaron el agua y algunos refrescos, que estaban del tiempo a pesar del intenso calor. Un portavoz del club confirmó que en estas primeras jornadas están encontrando problemas con la provisión y refrigerado de bebidas, que tratarán de solventar.

Además, no está permitido el ingreso de botellas al estadio. Por eso, que las bebidas se agoten o cuesten cuatro euros no ha sentado bien entre un público que, en su mayoría, tiene que ver los encuentros sin sombra y expuesto a cualquier inclemencia. De hecho, al menos dos personas tuvieron que ser atendidas este domingo por los servicios médicos tras sufrir sendos golpes de calor en la grada. Los horarios impuestos por LaLiga en época estival son objeto de crítica a lo largo y ancho del país.

La prensa, que sí goza de toldo en la grada Portinatx, tampoco se salva de la falta de previsión del club y tiene que seguir desarrollando su trabajo desde un fondo, con mala visibilidad y con altas probabilidades de errar en la narración de acciones que se producen en el área contraria (a más de 100 metros de distancia).

Estancados en 3.000 abonados

La UD Ibiza no ha logrado rebasar la barrera de los 3.000 abonados. Según fuentes del club ibicenco, apenas se superan los 2.700 carnés entre renovaciones y nuevas altas, a los que hay que añadir varios cientos más que se reparten entre las empresas patrocinadoras y colaboradoras. La temporada pasada, contando con estos abonos de cortesía, se alcanzaron los 3.500 simpatizantes, una cifra que espera alcanzar la entidad celeste gracias a la llegada de Nolito hasta el próximo 30 de septiembre, cuando finaliza la campaña online de nuevas altas.

Fran Grima anima a la afición: «Que cada vez vengan más, los necesitamos»

El lateral Fran Grima, titular este domingo en la victoria sobre el CD Tenerife, lanzó un mensaje a los aficionados tras escuchar pitos desde la grada al final de la primera mitad. «En casa necesitamos a la afición como en la segunda parte, apoyándonos en cada jugada, en cada balón dividido, esta es la unión que queremos equipo y afición porque los necesitamos en casa. Animo a que cada vez venga más gente a apoyarnos porque lo necesitamos», indicó el capitán celeste en declaraciones al club.

Además, el futbolista catalán aseguró que el vestuario «es muy sano y unido» y que confiaba en que la primera victoria no tardaría en llegar: «Llevábamos trabajando para esto y por fin ha llegado, estábamos eufóricos por conseguir la primera victoria pero el grupo estaba tranquilo porque sabíamos que llegaría».

Compartir el artículo

stats