Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol - TORNEO POWER ELECTRONICS

La UD Ibiza vende caro su trofeo al Mallorca y calienta para la Liga

El equipo de Javi Baraja cae en los penaltis con la parada del ibicenco Leo Román tras ofrecer una buena imagen en el derbi antes del estreno liguero ante el Granada

52

Las imágenes del derbi balear.

El RCD Mallorca se llevó ayer en los penaltis ante la UD Ibiza la primera edición del Torneo Power Electronics, disputado ante unos 800 espectadores en el estadio de Can Misses a solo una semana del debut de los celestes frente al Granada en LaLiga SmartBank (0-0). La escuadra de Javi Baraja ofreció una buena imagen ante el rival de Primera División en el último ensayo de pretemporada, aunque el fallo de Miki Villar en el sexto penalti y el acierto de Lago Júnior dejaron el trofeo en manos del equipo bermellón en un derbi inédito desde hace tres lustros.

A los cinco minutos de partido, un eslalon por banda izquierda de Suleiman que acabó en un centro peligroso al área por parte de Javi Vázquez, despertó los primeros aplausos del público en la puesta de largo del equipo celeste en Can Misses. Tras otra demostración de velocidad y descaro de ‘Suli’, fue Darío quien remató por primera vez entre los tres palos, aunque sin colocación, sobre la meta de Rajkovic. El sistema 4-4-2 de Baraja y la disciplina táctica de sus pupilos secaron en el tramo inicial la propuesta de Javier Aguirre, con carrileros abiertos que rara vez recibían en ventaja.

Baraja depositó su confianza en la medular en los jóvenes Iván Morante y Armando Shashoua, quienes dejaron pinceladas de su talento en las transiciones de ataque a pesar de su menor presencia física y jerarquía. Con el paso de los minutos, la falta de ritmo y de tensión competitiva restaron dinamismo al partido. Aunque en medio del letargo, dos acciones de Herrera y Suli afianzaron a la UD Ibiza como dominadora del derbi en la primera mitad.

Un remate centrado de Muriqi tras forcejear en el área fue la única producción ofensiva de los bermellones hasta el descanso, frente a un Ibiza más intenso y acertado en la presión.

Suli, que volvió loco a Maffeo por la izquierda, gozó de la mejor ocasión tras una excelente maniobra de Ekain entre líneas; el extremo se acomodó el balón y con un fuerte disparo lo estrelló en el travesaño desatando una nueva ovación del respetable. Can Misses tiene nuevo ídolo en el joven Suleiman mientras espera a Mati Bogusz, que vio el partido desde la grada.

El Mallorca acabó apretando hasta el descanso, aunque con más empuje que profundidad, y saltó igualmente decidido a arrinconar al cuadro celeste tras el paso por vestuarios.

La segunda parte arrancó con la agradable presencia del ibicenco Leo Román en la portería del Mallorca y con un Ibiza bien plantado pero algo impreciso en sus decisiones. Los de Aguirre asumieron el dominio del esférico y lo intentaron a través de centros laterales. La entrada al campo de Ángel Rodado, muy aplaudida por la afición, y de Kevin Appin precedió una nueva ocasión de Suli, que resolvió su cabalgada con un disparo demasiado escorado sobre la meta de Román. Después lo probó de lejos Ekain.

El debut esta pretemporada de Sergio Castel, que saltó a falta de un cuarto de hora para el final, fue lo más reseñable en la recta final junto a un cabezazo de Raíllo, a la salida de un córner, que se marchó por encima del travesaño tras botar en boca de gol. Leo Román detuvo el penalti definitivo para el 5-6.

Compartir el artículo

stats