Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol | Derbi amistoso

Sergio Cirio retrasa su llegada al Sant Rafel tras someterse a otra intervención

«Tenemos que darle la vuelta a la situación con mucho trabajo», afirma exjugador de la UD Ibiza

Cirio se rompió el tendón contra el Nástic en mayo. | J.A.RIERA

Sergio Cirio está viviendo una rápida transición desde su etapa como futbolista a la de entrenador, después de ser uno de los elegidos junto a Manuel Tarrazo para sustituir a Raúl Barroso al frente del Sant Rafel. El barcelonés vivió el histórico ascenso del plantel celeste a Segunda sobre unas muletas después de romperse el tendón de Aquiles de su tobillo izquierdo durante el encuentro con el Nàstic de Tarragona, el pasado mes de mayo. Una lesión de gravedad que le obligó a colgar las botas este verano, con 36 años, tras la cual pasó a integrar el cuerpo técnico del conjunto juvenil de la UD Ibiza. Ahora, una complicación en el tendón afectado y una nueva intervención quirúrgica retrasarán su aterrizaje en el banquillo del filial, que tras el 0-5 encajado el pasado fin de semana acumula 10 jornadas sin ganar en Tercera División. Y en puestos de descenso.

Según explicó ayer el que fuera capitán de los celestes durante cuatro temporadas, el pasado 7 de diciembre fue intervenido de nuevo de su lesión, en Barcelona, después de sufrir una infección. Cirio vuelve a llevar muletas y no sabe cuándo podrá incorporarse a los entrenamientos del Sant Rafel junto a Manu Tarrazo.

«Todavía sigo con la recuperación. Al principio no estaré mucho porque no puedo, voy todavía con muletas y estaré un tiempo más de baja, iré pasándome [por el campo] de vez en cuando», indicó a Diario de Ibiza el exgoleador celeste, cuya «prioridad» ahora es «recuperarse bien», «apoyar» al cuerpo técnico y «poco a poco ir ayudando a los chavales».

«Transmitir lo que sabemos»

Cirio afronta «con mucha ilusión» una etapa «diferente» en los banquillos y lo hace con la responsabilidad de levantar la moral de los jóvenes futbolistas que integran el segundo plantel. «Vamos a tratar de transmitir a los chavales todo lo que sabemos, lo que hemos ido aprendiendo estos años, que mejoren, que sepan que tienen una ventana abierta para el primer equipo, que es un equipo profesional, y sobre todo trabajar mucho», argumentó el barcelonés, que tiene claro que la receta para evitar el descenso del filial es «trabajar, trabajar y trabajar». «Tenemos que intentar sacar puntos y darle la vuelta a la situación, pero no conocemos otra fórmula que no sea el trabajo», reiteró.

Por el momento, Cirio continúa con su recuperación y no se marca «plazos» para regresar a los terrenos de juego, aunque sea desde la banda. «Ni los sé ni quiero saberlo. Sólo tratar de recuperarme bien, que es lo más importante. Cuando ya pueda caminar entonces empezaremos esta nueva etapa en el campo», subrayó el que continúa siendo uno de los estandartes del club que preside Amadeo Salvo.

Compartir el artículo

stats