Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol | Derbi amistoso

Menos mal que era un amistoso

Paco Jémez evita pronunciarse tras el choque de preparación ante el rival de Segunda RFEF

36

Partido amistoso entre la UD Ibiza y la Peña Deportiva. Vicent Marí

Paco Jémez no salió nada satisfecho del derbi amistoso disputado ayer entre la UD Ibiza y la Peña Deportiva en el Estadio Can Misses (1-1). La escuadra celeste fue incapaz de batir a un rival dos categorías inferior y el central Juan Ibiza evitó la derrota tras convertir el empate en el descuento. Marc de Val había adelantado a los peñistas en la recta final de un encuentro, concertado para mantener el ritmo competitivo por el parón del fútbol nacional, que no dejó muy gratas sensaciones en el plantel de Segunda División.

Paco Jémez evitó hacer declaraciones tras el choque. A pesar de que estaba previsto que se manifestara ante los medios asistentes, el técnico prefirió no pronunciarse después de un derbi que se le atragantó al máximo representante del fútbol pitiuso.

El preparador criado en Córdoba, que venía de saldar sus dos primeros encuentros oficiales con sendas victorias (1-2 ante el Fuenlabrada y 6-2 con el Alcorcón), se topó ayer con su primer revés en el coliseo ibicenco. Menos mal que fue en un partido amistoso, ya que hasta el minuto 90 mandaba en el marcador una Peña Deportiva que en Liga lucha por clasificarse para el ‘play-off’ de ascenso a Primera RFEF.

Los de Manolo González se repusieron del duro varapalo sufrido el pasado domingo frente al Formentera, que se impuso en Santa Eulària por 0-3, y al menos durante la primera mitad apenas concedió ocasiones al undécimo clasificado de LaLiga SmartBank. La Peña, al contrario que la UD Ibiza, acudió con solo cinco cambios y alternó futbolistas en la segunda mitad.

Paco Jémez, por su parte, alineó dos equipos diferentes en cada parte. Arrancó el encuentro con Germán Parreño en portería; Fran Grima, Goldar, Morillas y Escobar en defensa; Pape Diop y Manu Molina en el medio centro, con Ekain, Herrera y Nono en la segunda línea de ataque y con Guerrero como hombre más adelantado. A pesar de llevar la batuta del partido, no fue capaz de generar ocasiones de claro peligro ante el bloque santaeulaliense. Los celestes, tras su recital goleador contra el Alcorcón, parecían ayer anestesiados en tres cuartos de campo.

Ekain, inédito hasta ahora con Jémez en el banquillo, fue el único que probó los guantes de Javi Seral con un disparo potente pero demasiado centrado en los compases finales del primer acto.

Para el segundo, el exentrenador del Rayo Vallecano apostó por Álex Domínguez, Cifuentes, Juan Ibiza, Rubén, Javi Vázquez; Javi Pérez, Appin, Miki Villar, Bogusz, Davo y Castel. Además, a los 70 minutos saltó al césped Javi Lara.

Las sensaciones mejoraron y el Ibiza comenzó a generar ocasiones de claro peligro. Lo intentaron Bogusz, en el minuto 55, con un disparo raso al primer palo que se marchó fuera tras ingresar con talento en el área; Davo, a quien le fue anulado un gol solo dos minutos después por fuera de juego; Castel, con un cabezazo mordido que no encontró portería; y Kevin Appin mediante un trallazo desde la frontal del área que se estrelló en la cruceta en el minuto 73.

Pero cuando más cerca parecía estar el tanto celeste, Marc de Val remachó a gol un rápido contrataque para hacer saltar la sorpresa en Can Misses y poner por delante a la Peña a 12 minutos para el final. Solo Juan Ibiza, con un perfecto testarazo en el descuento, fue capaz de perforar el marco peñista y evitar la deshonra de un Ibiza que se reencontró con los viejos fantasmas del gol.

Mientras el equipo retoma hoy los entrenamientos, la dirección deportiva rastrea el mercado en busca de algún refuerzo en el mercado invernal.

Compartir el artículo

stats