Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Motor

Vingut sigue «atrapado» en Riad diez días después: «La incertidumbre es terrible»

«Acabo de ver al médico y están mirando para enviarme ya, pero me lo han dicho tantas veces que no lo sé», alerta

Toni Vingut se hizo ayer un ‘selfie’ desde el hospital de Riad con buen estado de ánimo. | T.V.

El piloto ibicenco Toni Vingut lleva ya 10 días «atrapado» en Arabia Saudí después de que el pasado día 1 sufriera un grave accidente en el Rally Dakar a bordo de su quad que le costó el abandono, dos costillas fisuradas y el peroné de su pierna derecha roto.

A partir de entonces, el piloto del Motoclub de Formentera i Ibiza se sometió a diferentes pruebas diagnósticas, incluida una reconstrucción maxilofacial, y fue trasladado hasta un hospital de Riad, la capital saudí, donde continúa sin noticias sobre su traslado a España.

El ibicenco, en conversación con Diario de Ibiza, afirma continuar «a expensas de la organización», que es la encargada de hacer los vuelos de repatriación con pilotos que están repartidos por todo el país. «No ha cuadrado ninguno para mí», lamenta Vingut, que tiene «muchas ganas de volver» a Ibiza.

Mientras tanto, el deportista sigue «como puede» el Rally Dakar desde el teléfono móvil. «Me van informando compañeros de cómo va, lo echo mucho de menos pero ya tengo que pensar en el año que viene», subraya el piloto de Sant Antoni, preocupado sobre todo por el estado de su pierna accidentada.

«El domingo estaba atascado en Riad y estoy a la espera de que me manden a España. Tengo un tobillo que sin operar se puede mejorar, tiene dos soluciones: una solución lenta, con escayola, y una rápida, que es operando. El problema es que entre que me han cambiado de hospital, que es como hacer borrón y cuenta nueva, y que me van diciendo que me mandan a casa, ahora sí, ahora no... En el hospital me dicen que me van a operar, luego no porque les dicen que me trasladan. Al final, se ha quedado sin hacer porque me dicen que me opere si no en Ibiza. Es una pena porque con el tiempo que llevo aquí ya me podrían haber operado», argumenta Vingut desde su cama en el hospital saudí, donde espera noticias para regresar cuanto antes a casa.

«Acabo de ver al médico y están mirando para enviarme ya, pero me lo han dicho tantas veces que no lo sé. Seguramente viendo cómo van las cosas vienen y me mandan en un vuelo dentro de dos horas. La otra vez fue así. La incertidumbre que tengo es terrible y las ganas de volver no te imaginas», explicó ayer por la tarde en conversación telefónica con esta redacción.

Buena atención

Mientras se recupera del golpe físico y moral que supuso su prematuro abandono de la mítica carrera del desierto, Vingut asegura que le están «tratando muy bien» y que los días son más amenos gracias a la llegada de un piloto accidentado en su caminón en el Dakar con el que charlan de «batallas» sobre el desierto.

«Los hospitales parece que están muy preparados y la gente es muy profesional y muy humana, eso hace que sea más llevadero», puntualizó el ibicenco.

Compartir el artículo

stats