Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol - Segunda División

La UD Ibiza no consigue dar con la tecla para sumar una victoria en Can Misses

El equipo ibicenco ofrece de nuevo una buena imagen ante sus aficionados contra el Real Oviedo, pero los de Juan Carlos Carcedo no atinan a cerrar el resultado del partido en la segunda mitad, pese a ir ganando 1-0, y acaban sufriendo al final para mantener el empate

90

Partido UD Ibiza-Real Oviedo

La UD Ibiza continúa invicta una semana más en la categoría de Plata, pero al conjunto ibicenco se le sigue resistiendo la primera victoria ante su público en Can Misses, donde este sábado volvió a sumar un punto para su casillero tras hacerse con un nuevo empate (1-1) frente al Real Oviedo en la sexta jornada de la Segunda División.

Con este reparto de puntos, la escuadra celeste pierde una posición en la tabla de clasificación en detrimento de los ovetenses, que ahora son quintos con 9 puntos, mientras que la UD Ibiza pasa a ocupar la sexta plaza con un punto menos en su haber.

Imagen que capta el tanto del Real Oviedo, mientras varios jugadores de la UD Ibiza reclaman fuera de juego con los brazos en alto. | ZOWY VOETEN

Arrancó el encuentro en Can Misses con ritmo e intensidad por parte de ambos contendientes, y con una UD Ibiza que quería marcar territorio en la zona ancha con un buen trabajo de contención ante un Real Oviedo que comenzó con ganas de incomodar la salida de balón de los Juan Carlos Carcedo.

A pesar de ese dominio territorial de los isleños, fue el cuadro asturiano el primero en abrir las hostilidades, ya que, a los tres minutos de juego, Borja, tras hacerse con un balón escorado a la derecha, se sacó un peligroso disparo que se le marchó demasiado cruzado a la izquierda del marco defendido por Germán.

Los futbolistas del conjunto celeste festejan su gol. | ZOWY VOETEN

Replicó pronto la UD Ibiza, con una acción repleta de fuerza de Javi Pérez, a los seis minutos, en la que el mediocampista celeste acabó chutando desde la frontal por encima del larguero.

Ese fue el primer aviso del conjunto ibicenco en una primera parte en la que, poco a poco, fue mostrándose superior al Real Oviedo y en la que generó y gozó de más y mejores ocasiones de gol.

Así, en el minuto 9, con un centro de Grima desde la derecha, con Davo y Guerrero en el área esperando al remate, los locales volvieron a inquietar los dominios de su rival, con una llegada que no llegó a prosperar, al despejar oportunamente la zaga ovetense de cabeza.

Ekain avanza con la pelota pese a la oposición de un rival. | JUAN A. RIERA

Siguió apretando la UD Ibiza en busca del tanto que desequilibrase el resultado, con Guerrero profundizando por la derecha y metiendo un centro al que no llega Ekain por poco, al adelantarse un defensa para sacar la pelota fuera.

El lateral de la UD Ibiza Fran Grima intenta progresar con el esférico ante la acometida de un zaguero ovetense a ras de césped. | ZOWY VOETEN

Al filo de la media hora, Goldar, elevándose entre dos defensores, pudo adelantar a la UD Ibiza, pero su potente remate de cabeza ajustado al palo fue rechazado por el portero ovetense Femenias con una mano salvadora por bajo.

El equipo ibicenco suma frente al Real Oviedo su quinto empate en seis partidos y se mantiene invicta junto a Sporting de Gijón y Tenerife

decoration

Pero, tan solo cinco minutos después, en el 35, Javi Lara, tras recoger un centro pasado en el segundo palo, fabricó el 1-0 con una gran acción personal, colocándose la pelota en el perfil derecho para definir después con clase con un chut a la cepa del poste, que no atinó a tapar el cancerbero visitante.

Con ventaja mínima en el marcador y sin más sobresaltos destacables en ninguna de las porterías se llegó al descanso con todo aún por decidirse en Can Misses.

El Oviedo se crece y empata

Tras el intermedio, el Real Oviedo dio un paso al frente en busca de la igualada, pero se encontró con una UD Ibiza bien plantada y que no le permitió hacerse ni con la pelota ni con el dominio del juego.

Así, tras unos primeros compases de la segunda mitad de cierto equilibrio, en el minuto 60, Ekain probó suerte, tras robo de balón e internada, con un tiro raso, que detuvo el meta asturiano sin excesivas complicaciones.

El Real Oviedo se fue creciendo sobre el campo, y, casi acto seguido, respondió el conjunto visitante con una jugada rápida iniciada con un balón al espacio, que su delantero Borja remató en carrera con un disparo forzado que se le fue por la línea de fondo.

En el 69, una falta en la frontal del área isleña permitió un nuevo lanzamiento del Real Oviedo, que Brugman ejecutó sin mucha precisión con un chut demasiado alto y desviado.

No obstante, en el minuto 71, una nueva falta en el costado izquierdo del ataque visitante, que se saldó previamente con una amarilla a Castel, dio paso a la jugada del empate para los ovetenses. Al remate de esa falta en el segundo palo llegó oportunamente Brugman, entrando desde atrás y anticipándose a su marca, para remachar un centro pasado que la defensa celeste no acertó a despejar a tiempo ni con contundencia de su área (1-1). La acción del tanto generó dudas y fue revisada con celo por el equipo arbitral del VAR.

El gol de los carbayones acabó subiendo al marcador y dejó algo tocada a la UD Ibiza, que, a pesar de poner más de su parte sobre el césped, acusó el golpe de su rival.

Con la igualada campando en Can Misses fueron pasando los minutos, con el partido inmerso ya en una fase mucho más física y sin demasiados alardes técnicos.

A pesar de ello, en el minuto 88, el Real Oviedo volvió a meter miedo a la afición ibicenca con una incursión que estuvo a punto de acabar en accidente, al rebotar un despeje de Diop en un rival y salir el balón hacia atrás rozando el larguero de la portería de Germán.

Apuros al final para la UD Ibiza

Con el cartelón del descuento anunciando siete minutos de añadido, la UD Ibiza se volcó a la desesperada sobre la parcela ovetense, pero no halló la manera de volver a sorprender a su adversario, que, por el contrario, sí que puso en serios apuros la integridad del resultado con varias acciones ofensivas en los últimos minutos de la prolongación.

Y es que, en el minuto 93, de nuevo a balón parado, los de Ziganda gozaron de una oportunidad para haber desnivelado el marcador a última hora, pero el centro de Costas no fue aprovechado por Javi Mier, que remató sin precisar el lance cuando estaba en buena posición y casi en la boca del gol.

Y en el 96, Borja puso a prueba los reflejos del meta Germán, con un tiro potente e intencionado, que el portero celeste atrapó con seguridad en dos tiempos, instantes antes de que el colegiado señalara el final del encuentro.

Compartir el artículo

stats