Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UD Ibiza neutraliza con raza a otro candidato al ascenso

Los de Carcedo desactivan el arsenal ofensivo de los canarios tras el tempranero gol de Castel

16

Partido Las Palmas - UD Ibiza LaLiga/ Agencias

La UD Ibiza volvió a demostrar ayer que no ha venido a pasar penurias en Segunda División. El conjunto ibicenco firmó tablas con la UD Las Palmas en un encuentro en el que le tocó trabajar en defensa de forma muy intensa, pero en el que también tuvo sus opciones para ganar frente a uno de los aspirantes al ascenso. Un gol de Sergio Castel adelantó pronto a los celestes, que resistieron con mucho rigor y disciplina hasta el tanto del empate, obra de Moleiro en el ecuador de la segunda mitad (1-1).

Los futbolistas de la UD Ibiza celebran el gol de Castel. | LFP

Las primeras acciones de peligro llegaron en una falta desde el vértice del área botada por Viera que blocó Germán, e inmediatamente después en un disparo cruzado de Pejiño a pierna cambiada que el meta alicantino despejó a córner con una gran estirada (min. 5). Los celestes tuvieron que ceder el control del esférico ante el talento y el dinamismo de los grancanarios, muy inspirados en los primeros compases del choque.

Entonces, llegó una jugada de esas que engrandecen el loco mundo del fútbol. La presión alta de los ibicencos, uno de los sellos de identidad de Carcedo, provocó el error en la salida de balón de los canarios; Nono, gran novedad en el once celeste, recibió el regalo y tocando de primeras el cuero habilitó en ventaja para Sergio Castel, quien con un toque sutil con el exterior de su pierna diestra superó a Raúl para establecer el 0-1 (min. 13).

La UD Ibiza había rentabilizado al máximo su primera aparición en ataque y, al contrario que la pasada semana frente al Amorebieta, se adelantó en el marcador aprovechando el descuido de su rival. Tocaba aguantar el envite de los de Pepe Mel, obligados a reaccionar de inmediato ante su afición, más aún tras su reciente naufragio en Anduva. Sergio Cardona protagonizó la mejor ocasión durante los minutos posteriores al gol, con un zurdazo escorado que golpeó el lateral del poste (min. 30).

Los de Carcedo no se achicaron y continuaron apretando en la zona de creación de los amarillos. Así, el propio Castel agarró otro balón perdido en zona de peligro y encaró al último defensor, pero esta vez malgastó la bala cuando se aprestaba a disparar. Minutos después fue Bogusz quién remató desviado forzado por un ligero desequilibrio tras encarar a su par desde el flanco izquierdo.

David Morillas presiona a Pejiño en un lance del encuentro disputado ayer en el Estadio Gran Canaria de Las Palmas. UD Las Palmas

Poco antes del descanso la hinchada local reclamó penalti de Morillas sobre Pejiño, que no existió, pero sí celebró una falta sobre Lemos desde la misma línea frontal del área. El peligroso disparo de Jonathan Viera golpeó en la barrera y se marchó a córner.

Un segundo tiempo abierto

El segundo periodo arrancó con una nueva pifia en la zaga canaria, ahora del portero local. Raúl no calculó bien en su salida y despejó un balón fuera del área con la mano, provocando la amarilla y una peligrosa falta que Bogusz envió por encima del travesaño. Los celestes pudieron matar el partido en otra rápida contra conducida ahora por Appin, tras un robo de balón a Jesé, pero de nuevo Bogusz mandó al limbo el disparo con todo a su favor para abrir brecha en el marcador (min. 54). La UD Ibiza encontró muchos espacios a la contra ante un Las Palmas más obtuso, indeciso y descentrado que en la primera mitad.

Sin embargo, la entrada de Moleiro revolucionó a los canarios y suyo fue el gol del empate, a los 68 minutos, después de definir de primeras con un excelente remate el pase de la muerte de Pejiño tras zafarse este de Grima por el costado derecho (1-1).

Mateusz Bogusz disputa un balón durante el encuentro de ayer frente a la UD Las Palmas. LaLiga

El propio Pejiño tuvo a continuación el 2-1 en sus botas con potente chut dentro del área que repelió Germán tirando de reflejos. Poco antes habían saltado al verde Cifuentes, por el lesionado Nono, y Pape Diop, que debutaba con la elástica celeste en una plaza de la envergadura del Estadio Gran Canaria. Las fuerzas se nivelaron en los instantes finales, pero fue el Ibiza el que pudo sacar tajada en varios contragolpes. Un precioso eslalon de Davo propició una primera ocasión de Cifu, que marró el remate por un mal control y la presión de su defensor. Después, un peligroso centro de Ekain no encontró rematador en un lance generado por la presión de Diop. Acabó en campo rival y con personalidad el conjunto de Carcedo, que encadena su cuarto empate y continúa invicto en Segunda División.

Compartir el artículo

stats