Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol - Segunda

La UD Ibiza logra un valioso punto contra el Zaragoza en su debut en Segunda

0-0. El conjunto de Carcedo neutraliza al cuadro aragonés en su flamante estreno en La Romareda

7

Debut UD Ibiza en LaLiga Smartbank frente al Real Zaragoza Ángel de Castro

La UD Ibiza ha conseguido un valioso punto en su flamante debut en Segunda División frente al Real Zaragoza, en el partido correspondiente a la primera jornada jornada de LaLiga Smartbank disputado en La Romareda (0-0). El conjunto de Juan Carlos Carcedo ha neutralizado al equipo maño, que no ha sido capaz de generar ocasiones claras de peligro frente al recién ascendido. Los celestes han dominado a su rival en diferentes fases del choque y han ofrecido muy buenas sensaciones en su histórico estreno en la categoría.

El cuadro maño saltó más enchufado al encuentro, animado por los 8.000 seguidores que regresaron más de un año después a las gradas de La Romareda. Tras una combinación de los hombres de Juan Ignacio Martínez por el costado diestro, Francho Serrano aceleró para armar la pierna en el vértice del área provocando la entrada tardía de Rubén González, que vio la amarilla a las primeras de cambio.

Carcedo apostó para su primer once titular por los principales héroes del ascenso, con una banda derecha de ida y vuelta para Fran Grima y Cifu y con dos medias puntas para Bogusz y Ekain flanqueando a Sergio Castel como hombre más adelantado.

Tras un primer arreón del Zaragoza, la UD Ibiza supo retener el balón y fruto de un robo de Bogusz en medio campo lanzó su primera embestida, que acabó con falta sobre el polaco en zona de peligro. El joven mediapunta botó la falta que, tras rechazar en la barrera, culminó Fran Grima con un disparo mordido a las manos de Cristian.

La presión alta de los celestes dificultaba la propuesta de creación de los zaragocistas, aunque con el paso de los minutos se equipararon las fuerzas y ambos equipos encontraron espacios en busca de abrir el marcador. Los ibicencos lo probaron en sendas acciones de estrategia, a cargo de Manu Molina y de Bogusz, y con un peligroso balón en largo a la espalda de la zaga maña que no consiguió domar Cifu ante la salida del meta Cristian. El recién ascendido se había sacudido los nervios iniciales y comenzaba a merodear con peligro el área rival, como en un cabezazo desviado de Ekain, tras centro de Molina al filo de la media hora de juego.

Al Zaragoza le costó desmontar el trabajo táctico de un Ibiza con personalidad y sin remilgos en la nueva categoría, y se marchó al descanso inquieto, como su afición, por la amenazante puesta en escena del debutante.

Segunda mitad

Tras el paso por vestuarios la tuvo Ekain con un nuevo cabezazo a centro de Fran Grima que golpeó en el poste tras rebotar en un defensor. La ocasión más clara del partido tuvo continuación en el córner, donde Castel se anticipó en el primer palo para rematar, aunque sin demasiado éxito.

El Zaragoza tardó en carburar otro cuarto de hora, pero consiguió aplacar el runrún de la grada arrebatando el balón a los ibicencos y comenzando a combinar con calidad. Carcedo percibió cansancio en sus filas y movió el banquillo dando entrada a Davo y a Kevin Appin en el centro del campo.

Al Ibiza le vino bien la nueva pausa técnica para aliviar el intenso calor, ya que minutos antes Narváez tuvo en sus botas el 1-0 tras una clara llegada de los zaragocistas. Appin llevó el susto a la grada con un disparo desde la frontal que repelió Cristian tras golpear el balón en un defensor. Bogusz, con un taconazo en el balcón del área, había dejado en bandeja el cuero para el pivote francés.

Respondió a tres para el final Narváez, aunque su disparo deslució la gran triangulación de Puche con Francho por banda izquierda. Hasta el final no se registraron nuevas acciones de peligro y ambos equipos dieron por bueno el empate.

Compartir el artículo

stats