Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

/ TV MOVISTAR LALIGA/GOL

La UD Ibiza inicia una nueva era para el fútbol pitiuso

El Zaragoza, que lleva nueve campañas seguidas en la categoría, busca pasar página

Morillas celebra con Davo y Javi Lara un gol durante la pretemporada UD Ibiza

El fútbol de Ibiza y Formentera entra desde hoy en una nueva e inédita era con la primera participación de un club isleño en la Segunda División del balompié español. Un hito histórico que marca un antes y un después para el deporte ibicenco generando una corriente de ilusión y de expectativas desconocidas hasta la fecha en la mayor de las Pitiusas.

Tras el inolvidable ascenso de categoría, conseguido el pasado mes de mayo en Badajoz, la UD Ibiza arranca su etapa con la visita al estadio de La Romareda para enfrentarse con el Real Zaragoza en el partido correspondiente a la primera jornada de LaLiga Smartbank (22 horas/Movistar y Gol).

El equipo celeste debuta hoy en el fútbol profesional apenas seis años después de iniciar su andadura en la Regional pitiusa, después de la compra de la extinta UD Ibiza-Ibiza por parte del empresario valenciano Amadeo Salvo.

Cinco temporadas y tres ascensos de categoría después, el conjunto ibicenco comienza un ilusionante camino en el que tratará no solo de consolidarse en la categoría, sino de prolongar su escalada hasta la cima (‘climbing to the top’), el ambicioso lema con el que el club de Salvo sentó las bases de un proyecto que no parece tener techo.

La llegada de Juan Carlos Carcedo al banquillo celeste y el gran rendimiento que han ofrecido las incorporaciones efectuadas por Fernando Soriano, director deportivo de los celestes, han sido determinantes para el salto de gigante de los ibicencos, que se plasmó el curso pasado no solo con el ascenso de categoría sino con la brillante y mediática participación del equipo en la Copa del Rey. Tutear al Barça, golear al Celta de Vigo y poner contra las cuerdas al Athletic Club reforzaron los cimientos y alimentaron las esperanzas de un club que también quiere mirar de frente a su rivales en Segunda División.

Ahora, la UD Ibiza llega a su flamante estreno en la categoría con la base de futbolistas que consiguieron el ascenso, aunque con varias posiciones aún por reforzar. De hecho, a pesar de las buenas sensaciones que ha transmitido el plantel celeste en pretemporada, con tres triunfos (Al-Raed, Peña Deportiva y Andorra) y tres ajustadas derrotas frente a escuadras de categoría (Getafe, Mallorca y Alcorcón), todavía falta por apuntalar la columna vertebral del bloque ibicenco. Carcedo espera entre cuatro y cinco incorporaciones, antes del 31 de agosto, que den ese plus de calidad necesario para presentar batalla en Segunda División. Uno de los fichajes no se hizo esperar: el delantero centro con experiencia en Primera División Miguel Ángel Guerrero.

Un histórico venido a menos

Un histórico del fútbol español como el Real Zaragoza será el primero en testear el nivel de la UD Ibiza en Segunda División. La escuadra de Juan Ignacio Martínez afrontará la novena temporada consecutiva en la división de plata, el periodo más prolongado de su historia en la segunda categoría nacional. El objetivo de los zaragocistas es tratar de pasar página y hacer olvidar lo antes posible y por la vía rápida su pésima temporada anterior en la que solo la llegada de Juan Ignacio Martínez ‘Jim’ al banquillo en enero permitió abandonar una ruta que irremediablemente conducía al pozo de la Segunda B.

Sin embargo, las dudas siguen sin despejarse, tanto en la entidad, con una venta que afirman está apalabrada pero no hay forma de cerrarla, como en la plantilla, con más refuerzos pendientes de llegar de los que ya lo han hecho.

La sensación de provisionalidad en los hombres que tiene a su disposición Jim, que ha analizado públicamente la necesidad de la llegada de hasta ocho refuerzos de los que únicamente lo han hecho hasta ahora tres, todo parece indicar que se mantendrá hasta el 31 de agosto.

La pretemporada comenzó con los peores augurios para los blanquillos con una vergonzante derrota ante el Calahorra, aunque se terminó enderezando frente a equipos de Primera división como Elche, Valencia y Getafe ante los que no encajó ningún gol.

No obstante, las buenas o las malas pretemporadas no son el preludio de nada en ningún sentido y solo la competición oficial es la que termina poniendo de relieve si las sensaciones ofrecidas en esos choques amistosos son las que aparentaban ser.

Además de encontrarse con un estadio y un adversario de envergadura, la UD Ibiza jugará ante casi 7.000 espectadores, la cifra de aficionados más elevada a la que haya hecho frente. El club aragonés informó ayer de que 6.853 socios del club zaragocista han solicitado la inscripción para el encuentro.

Compartir el artículo

stats