Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marc Tur, el hijo predilecto de Ibiza

El atleta olímpico recibe un merecido y emotivo homenaje en Santa Eulària, su pueblo natal, por parte del Ayuntamiento y el Consell Insular

Foto de familia con las autoridades y personalidades del deporte pitiuso.

El atleta Marc Tur, diploma olímpico con su memorable cuarto puesto en la prueba de los 50 kilómetros marcha en los Juegos Olímpicos de Tokio, fue ensalzado en la tarde de este miércoles, como hijo predilecto de Santa Eulària, su pueblo natal, en el merecido homenaje conjunto que le dispensaron el Ayuntamiento de la Villa del Río y el Consell de Ibiza, en señal de reconocimiento a su gesta deportiva y al histórico logro conseguido en Japón.

Marc Tur acuna al bebé de una amiga. Zowy Voeten

En un sencillo, pero emotivo acto, celebrado en la plaza del Ayuntamiento de Santa Eulària ante algo más de doscientas personas, el marchador olímpico santaeulaliense recibió de cerca el calor y el cariño de sus vecinos en nombre de toda Ibiza, en una ceremonia que estuvo dirigida por el periodista Joan Tur y a la que no faltaron autoridades de los municipios de toda la isla y personas vinculadas al mundo del deporte, como Juan Marí ‘Dalias’, presidente de la Peña Deportiva, club de Marc Tur, y representantes del atletismo pitiuso y balear.

El atleta santaeulaliense es agasajado con un reloj conmemorativo como obsequio por su éxito deportivo Zowy Voeten

Sueño cumplido

Marc Tur, feliz, distendido y relajado en todo momento, mostró su cara más humana a lo largo de su intervención en el homenaje que le rendían su pueblo y su isla, y desgranó toda clase de anécdotas y vivencias sobre los Juegos Olímpicos de Tokio y sobre sus inicios como atleta.

El marchador ibicenco se fotografía junto a dos pequeños admiradores Zowy Voeten

«Yo tenía un sueño. Quería ir a unos Juegos Olímpicos. Y eso suponía renunciar a salir de fiesta, a hacer una vida normal, a ser más estricto en muchos aspectos, con la alimentación, con los descansos y con todo. Pero ha valido la pena», destacó el marchador santaeulaliense, al tiempo que reconoció: «Por suerte, todos los que estaban a mi alrededor, me han acompañado todo este tiempo y han estado pendiente de mí para que no tuviera ningún problema. Y yo estoy muy agradecido por eso. Así que, parte de este éxito también es para ellos porque es muy importante tener una buena familia, unos buenos amigos y unos buenos entrenadores».

El deportista isleño junto a Juan Marí ‘Dalias’, presidente de la Peña Deportiva y Mariano Riera, su primer entrenador. Zowy Voeten

Carmen Ferrer, alcaldesa de Santa Eulària, expresó en su alocución el orgullo que representa para todo el municipio el hecho de contar con un deportista de la talla de Marc Tur.

«Con mucho trabajo, dedicación, espíritu de superación, talento y mucha ilusión, Marc Tur ha realizado una cita deportiva que seguro que será ejemplar para todos nosotros. Ha demostrado que con estos valores se pueden cumplir y conseguir los sueños, como el suyo, que era ir a unas Olimpiadas y lo ha logrado», afirmó la primera edil de la Villa del Río, antes de sentenciar: «Paso a paso ha hecho historia entre los grandes del deporte. Desde la salida todos hemos vibrado con él en esa gran carrera y, sobre todo, por llevar tan lejos el nombre de Ibiza y Santa Eulària. Por eso, Marc, te damos las gracias de todo corazón».

Imagen del público presente en el acto de homenaje. Zowy Voeten

Vicent Marí, presidente del Consell de Ibiza, por su parte, alabó la encomiable actitud «de ese joven, vecino de nuestro pueblo, que todo el mundo ha visto entrenar desde pequeño en las instalaciones deportivas junto a Mariano Riera, cuando hace 21 años comenzaba a dar vueltas y a recorrer los caminos de por aquí, siempre entrenando y entrenando».

Un ejemplo a seguir por todos

«Me gustaría destacar que Marc es ejemplo de esfuerzo, de voluntad y de orgullo. Un ejemplo para todos y, especialmente, para los más pequeños que están practicando un deporte, por sus valores de sacrificio, de tenacidad, de lucha y de ilusión, que es lo importante», concluyó el presidente de la institución insular, antes de que el atleta fuera agasajado con un reloj como obsequio y con varios regalos por parte del Ayuntamiento de la localidad.

Una proeza olímpica que hace vibrar a una isla entera. A pesar de no conseguir colgarse en Sapporo esa medalla que tan cerca tuvo, Marc Tur consiguió en las Olimpiadas de Tokio un triunfo moral que toda Ibiza celebra como propio.

Compartir el artículo

stats