Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baloncesto

El CB Sant Antoni vestirá los colores del Ca Nostra en su debut en la fase de ascenso

El equipo portmanyí quiere rendir así hoy un homenaje al antiguo y ya desaparecido club de la localidad en el primer partido del ‘play-off’ de promoción a la LEB Plata que disputa esta tarde (19 horas) ante el Mataró

El ibicenco Javi Medori, jugador del CB Sant Antoni, en acción durante uno de los encuentros en casa de esta temporada. | JUAN A. RIERA

El Club Bàsquet Sant Antoni inicia hoy jueves (19 horas) frente al UE Mataró su lucha en la Fase de Ascenso a la Liga LEB Plata que se va a disputar hasta el próximo domingo 16 de mayo en la sede de Salou (Tarragona), enclavado en el Grupo-1, en una trepidante cita competitiva en la que peleará por hacer realidad el sueño de conseguir un histórico ascenso que sirva de colofón a una gran temporada.

Y para su debut en esta jornada inaugural, el CB Sant Antoni vestirá para la ocasión una nueva equipación en la que lucirá los colores del Ca Nostra, con idea de rendir así un emotivo homenaje al antiguo e histórico club portmanyí, desaparecido a comienzos de la década del 2000.

Y es que en Sant Antoni muchos son los que recuerdan las primeras canastas de baloncesto que hubo en el pueblo. Estaban detrás de la iglesia, en un terreno donde los chavales empezaron a botar y a encestar la pelota. El baloncesto se convirtió en una de las actividades extraescolares que se organizaban desde la parroquia.

Desde entonces han pasado cincuenta años y de aquella pista de tierra solamente quedan fotos viejas. El lugar es ahora una plaza donde se celebran conciertos y se proyectan películas en las noches de verano. Sin embargo, los hombres y mujeres que jugaron allí no pueden evitar imaginarla como lo que fue: la casa del Ca Nostra.

«La verdad es que es todo un honor y una alegría muy grande que el CB Sant Antoni nos haga este bonito homenaje

decoration

Reconocimiento a un legado

Para homenajear ese legado sentimental, el Club Bàsquet Sant Antoni vestirá esta tarde una réplica de la camiseta del Ca Nostra en su enfrentamiento contra el UE Mataró. Casi dos décadas después de su desaparición, el antiguo club sigue vivo en los corazones de muchos portmanyins que ahora son socios y aficionados del Bàsquet Sant Antoni. La semilla que se plantó medio siglo atrás explica que decenas de empresas familiares –gestionadas por aquellos jóvenes jugadores que hoy son padres e, incluso, abuelos– hayan decidido apoyar esta temporada el proyecto del CB Sant Antoni en Liga EBA en plena pandemia.

«La verdad es que es todo un honor y una alegría muy grande que el CB Sant Antoni nos haga este bonito homenaje porque en el Ca Nostra estuvimos muchos años luchando por el baloncesto en la isla. Pienso que es un reconocimiento muy importante para un club histórico en el que nuestra intención siempre fue que fuera representativo no solo para Sant Antoni, sino también de toda Ibiza», explica a Diario de Ibiza Juan Francisco Sala, quien fuera presidente del Ca Nostra durante muchos años en entre las décadas de los ochenta y noventa.

Al hilo de lo comentado anteriormente, Juan Francisco Salas continúa recordando: «Cuando fundaron el CB Sant Antoni casi todos eran de la familia del Ca Nostra y puede decirse que recogieron la herencia que nosotros dejamos. Fueron tiempos muy bonitos, pero también muy duros, antes de desaparecer tras muchos años de esfuerzo y de trabajo. Este detalle que tiene el CB Sant Antoni con nosotros es algo que no me esperaba y es un reconocimiento que te llega muy dentro porque te emociona».

Pasión por el basket

Durante los setenta y ochenta, el Ca Nostra dio la oportunidad a muchos jóvenes del municipio de descubrir el deporte que más estaba creciendo en España, y a las chicas de Sant Antoni de vestirse de corto, cuando un equipo federado de categoría femenina era algo poco habitual en Ibiza.

La insistencia de aquellos locos del baloncesto hizo al ayuntamiento construir una cancha reglamentaria en el patio del colegio Vara de Rey. El primer equipo del Ca Nostra se profesionalizó en los noventa y ascendió a Liga EBA con Manel Bosch –que había sido jugador de ACB en Joventut y CAI Zaragoza e internacional absoluto– como entrenador. Los partidos se jugaban en el pabellón del IES Quartó de Portmany y eran una fiesta.

Ese ambiente ha resucitado esta temporada en los pocos partidos que el Bàsquet Sant Antoni ha podido disputar en el Poliesportiu de Sa Pedrera con el poco público que han permitido las restricciones.

«Es un detalle muy bonito que se acuerden de la historia y del club que fue un poco el precursor y el pionero del bàsquet en Sant Antoni. Y, sobre todo, por el ambiente que han sabido crear a su alrededor esta temporada incluyendo a todo el mundo y haciendo que participara todo el pueblo en su proyecto», destaca Vicente Ribas ‘Netzer’, quien fuese escolta-alero y capitán en el Ca Nostra, que también subraya: «Han dado pasos muy bien asentados y con mucha cabeza. Ahora nos sentimos todos orgullosos de poder volver a ir a ver buen basket gracias al buen trabajo que está haciendo el CB Sant Antoni. Espero que tengan suerte y consigan ese ascenso porque sería algo fabuloso para toda la isla».

Compartir el artículo

stats