Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista
Carles Tur Preparador físico y nutricionista del equipo olímpico español de vela

Carles Tur: «Es un orgullo que una isla tan pequeña tenga representación ibicenca en los Juegos Olímpicos»

Carles Tur prepara a los regatistas españoles para su estreno en Tokio, donde lleva más de tres semanas en un hotel «que parece una prisión»

Carles Tur se hace un ‘selfie’ en la villa olímpica en la que se encuentra en Japón.

Carles Tur se hace un ‘selfie’ en la villa olímpica en la que se encuentra en Japón.

El preparador físico, nutricionista y fisioterapeuta ibicenco Carles Tur (Ibiza, 10-09-1982) será el tercero de los representantes pitiusos en los Juegos Olímpicos de Tokio, que arrancan mañana de manera oficial, junto al marchador de Santa Eulària Marc Tur y el windsurfista formenterense Mateo Sanz. El entrenador de alto rendimiento deportivo forma parte del cuerpo técnico del equipo español de vela desplazado a la cita olímpica. Desde su centro de concentración en Enoshima, donde lleva más de tres semanas, Carles Tur analiza para Diario de Ibiza su labor con los regatistas españoles, las sensaciones que le invaden ante el mayor evento deportivo y profesional de su vida, y las opciones de los dos deportistas de Ibiza y Formentera en territorio nipón.

¿Cuándo y cómo le notifican que viaja a los Juegos Olímpicos?

Desde que entras en el equipo olímpico sabes que vas a ir a los Juegos. Tenemos un despliegue importante con casi 40 personas; 15 deportistas, nueve entrenadores y un amplio cuerpo técnico que incluye un meteorólogo. Este ciclo olímpico tan atípico por el covid lo hemos vivido con un poco de incertidumbre, pero ya desde marzo, cuando se hizo oficial, sabía que vendría a los Juegos porque España, junto a Gran Bretaña y Japón, es el único país con representación en todas las disciplinas olímpicas y tenían que acreditarnos a través del COI y del COE. Además, desde marzo se empezaron a llevar a Japón contenedores en barcos con las embarcaciones de los regatistas.

¿Cuáles son las funciones que desempeña con el equipo español de vela en Japón?

Yo me encargo de la preparación física, y de la parte de nutrición y dietética de los regatistas. Hacemos un test de hidratación cada mañana, el calentamiento, y ahora desde hace cinco días las series de entrenamientos dentro del agua. Los deportistas entrenan mucho en el agua, hasta cinco horas, pero además tienen briefing técnico, gimnasio… Controlamos las pérdidas de sodio y de hidratación y la nutrición, tanto en el agua como en cada comida.

¿Qué significa para usted acudir a unos Juegos Olímpicos, el mayor evento deportivo del mundo?

Estar en unos Juegos es un sueño hecho realidad. Como yo digo, he nacido y crecido para el mundo del deporte, ya quise ser profesional, pero me quedé en el camino y lo canalicé en la rama de la preparación física, la fisioterapia y la nutrición. El otro día en el agua en la bahía de Enoshima, con el Monte Fuji de fondo, me emocioné viendo a Ángel Granda (representante español en la clase RS:X) mientras salía al agua con el entrenador de mi hermano mayor, que en paz descanse. Te das cuenta de que estás en un evento como los Juegos y me siento muy afortunado. Dentro del deporte, los Juegos y el Tour de Francia son los eventos en los que más ilusión me haría estar. Esto es un sueño y vamos a disfrutar.

¿El rendimiento deportivo va estrechamente vinculado a los resultados?

Lo que nos marcamos son objetivos de realización, de hacer todo el trabajo bien y de saber qué hay que hacer para sacar nota. Poner el premio como objetivo es un fallo. Los resultados llegan por sí solos cuando trabajas de forma estructurada y planificada. Humildemente, creo que los deportistas llegan bien preparados y hemos hecho un trabajo de aclimatación bastante importante que está dando sus frutos porque aquí está haciendo calor y humedad y los regatistas no lo notan en exceso.

¿Cómo afronta desde su área la competición cuando a partir del domingo arranquen las regatas?

Yo soy muy tranquilo y no me pongo nervioso. Me gusta la filosofía y el aspecto mental, he trabajado con equipos de élite y es importante llegar con el punto de activación pero no ir pasado de vueltas. Los deportistas tienen que relativizar y pensar que es una regata normal, pensar en el trabajo y no en el objetivo para no perder el foco.

Podría estar compartiendo la experiencia con windsurfistas pitiusos como Sergi Escandell o Joan Carles Cardona...

Sí, Sergi tuvo la oportunidad hasta última hora y ‘Charly’ también lo hizo muy bien, pero en el cómputo global de las tres regatas clasificatorias Ángel Granda ha sido el justo clasificado. Me sabe mal por Sergi y desde aquí le mando recuerdos. Los dos son excelentes windsurfistas, pero solo puede ir uno. Ellos son una piña, en el equipo olímpico de RS:X se llevan muy bien y todos lo han aceptado con caballerosidad y deportividad.

Quien sí está, aunque representando a Suiza, es Mateo Sanz, a quien ya preparó para los Juegos de Río 2016.

Sí, en Río sufrió una gastroenteritis pero ahora llega muy bien y tiene la experiencia de todo un ciclo olímpico. Le veo muy bien, todo dependerá del viento. Mateo es ligero, dicen que el domingo viene un tifón, a ver si se escapa. Está haciendo un viento bastante ligero que le favorece, pero no sé si cambiarán las condiciones. Tiene opciones de hacerlo muy bien y no tiene ninguna queja.

Marc Tur representará a la isla en los 50 kilómetros marcha. Qué orgullo como ibicenco, ¿verdad?

A Marc no le conozco personalmente pero tengo una amiga en común en el CAR, vi la Copa de Europa donde consiguió la mínima y me alegré muchísimo. Es un orgullo que una isla tan pequeña tenga representación ibicenca en los Juegos. Que se prepare para el calor, que sé que lo han hecho, y le salga muy bien la carrera.

¿Cómo está viviendo su estancia en la villa olímpica, con las restricciones y la aparición de contagios?

Estamos en una burbuja y por suerte nosotros estamos bien, pasamos una PCR diaria y todo bien de momento. Cuando hay un positivo los aíslan. En el aeropuerto fue un control bastante exhaustivo, son unos Juegos un poco tristes porque estamos en un hotel y no podemos hacer nada, del comedor a la habitación, de ahí al gimnasio y vuelta a la habitación. Hay 40 guardias en la puerta, unos australianos salieron a cenar un día y les expulsaron del país. Aquí está todo vallado, parece una prisión. Pero damos gracias porque se puedan hacer los Juegos. Sabemos que los japoneses estaban en contra pero se ha empujado mucho para situar a los Juegos como ruptura con el covid.

Compartir el artículo

stats