Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano

La UD Ibiza comenzará la fase a la Liga Asobal frente al Antequera en casa

El club isleño pretende que sea en Blanca Dona y confía en que pueda haber público

Jugadores de la UD Ibiza-HC Eivissa durante un tiempo muerto en el partido frente al Teucro. | VICENT MARÍ

Jugadores de la UD Ibiza-HC Eivissa durante un tiempo muerto en el partido frente al Teucro. | VICENT MARÍ

La UD Ibiza-HC Eivissa ya conoce la hoja de ruta que deberá seguir en la siguiente fase, la del ascenso a la Liga Asobal, que arrancará el fin de semana del 20 y el 21 de marzo. Los isleños lo harán enfrentándose al BM Iberoquinoa Antequera en casa. El club isleño no tiene aún pabellón para disputar este partido histórico, pero pretende que se juegue en Blanca Dona y se confía en que sea con público si la situación sanitaria es la adecuada.

«Empezamos contra el segundo [clasificado del grupo B de la División de Honor Plata masculina] y ahí ya se marcarán un poco los niveles», comentó Eugenio Tilves, entrenador del HC Eivissa, que declaró que la intención de su escuadra será «competir» en cada uno de los encuentros que disputen en este segundo tramo de campaña. La piedra de toque será ante un conjunto que ha sumado 26 puntos, con 11 triunfos, cuatro empates y tres encuentros perdidos. 

Después de este choque, los celestes jugarán su segundo partido a domicilio frente al Bathco BM Torrelavega, el siguiente fin de semana. «Luego vamos a visitar al líder. Esán intratables», comentó Tillves sobre la escuadra cántabra, que tiene «un presupuesto hecho para ascender». El Torrelavega ha acabado primero y tiene dos partidos pendientes, que jugará este mismo fin de semana.

Otro de los advesarios contra los que se verá las caras la UD Ibiza es el Cajasur CBM cordobés, «un equipo que ha ascendido hace dos o tres años».

Además, los celetes también jugarán frente al Vestas Balonmano Alarcos Ciudad Real, que «sí que tiene equipo de presupuesto, también año tras año». «Este quizá es el conjunto más potente y está intentando aprovecharse del tirón del antiguo Ciudad Real, que desapareció por tema económico y por historias», dijo Tilves.

Por último, está el BM Alcobendas, «un clásico, aunque últimamente está tirando de cantera». «Se aprovechan de mucha gente que va a estudiar allí, que tienen muy buen nivel», comentó el técnico del HC Eivissa, quien recordo que se enfrentaron a ellos en pretemporada y vencieron.

Los isleños, que tienen asegurada la permanencia en Plata, han pasado definitivamente con cinco puntos, los que han logrado frente a los rivales que también se han clasificado como ellos. El choque de mañana, frente a la UE Sarrià y que es un duelo aplazado, es un trámite para los celestes, que lo afrontarán más como preparación, ya que su cuarto puesto tras esta primera fase es definitivo y no puede variar.

La idea de que los isleños consigan el ascenso a la máxima categoría se antoja una quimera porque deberían remontarle bastantes puntos a los rivales (falta aún por saber con cuántos pasarán el Torrelavega y el Ciudad Real, que se enfrentan este fin de semana). «Tendríamos que ganarlo todo y esto sería un festival», dijo Tilves.

Subirán a la Asobal los dos primeros de esta liguilla final. Pero en el caso de que el Barça B quede entre esos dos mejores, los azulgranas no pueden ascender porque son filial del Barça de la Asobal. Por tanto, su plaza la ocuparía el tercer clasificado. Se abrirían un poco las opciones.

Mucho que ganar y nada que perder

Lo que está claro es que los ibicencos jugarán esta segunda fase con mucho que ganar y nada que perder. «Quizás ese es el punto a nuestro favor, que saldremos más tranquilos porque no tenemos nada que demostrar. No tendremos esa presión de tener que ganar sí o sí. Tendremos ese punto de relajación, que a veces es peligroso para los rivales porque vas con el brazo suelto, que decimos. Esa será nuestra arma, intentaremos aprovecharla al máximo», comentó el preparador de los de Vila.

Jesús Prieto, presidente del HC Eivissa, resaltó lo mismo, que su equipo jugará «sin presión», pero «no por eso» va a «dejar de intentar ganar los partidos».

Compartir el artículo

stats