Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ciclismo

«He viajado por el mundo sin salir de mi casa, tan solo con la mente»

El ibicenco Paco Quirós, veterano deportista de 73 años, completa su vuelta al mundo en bici estática

Paco Quirós posa para Diario de Ibiza sobre su bicicleta estática montada en un rodillo.

Paco Quirós posa para Diario de Ibiza sobre su bicicleta estática montada en un rodillo.

El veterano deportista Paco Quirós (Ibiza, 4 de marzo de 1948), uno de los pioneros como participante de carreras populares en la isla, ha conseguido hacer realidad un nuevo hito deportivo de forma no oficiosa, al lograr darle una vuelta al mundo en bicicleta estática en su propia casa.

El deportista isleño, a sus 73 años de edad, continúa siendo un referente para el mundo del deporte y todo un ejemplo a seguir para personas de cualquier edad. No en vano, haciendo gala de un portentoso estado de forma física, de mucho coraje y de una enorme constancia y perseverancia, Paco Quirós ha completado en un total de 350 días consecutivos el desafío que se planteó el 16 de marzo de 2020, fatídica fecha en la que justo dio inicio el duro confinamiento por la pandemia de coronavirus, de recorrer en la bicicleta estática que tiene en su propia casa la friolera de 40.100 kilómetros, o lo que es lo mismo, completar una distancia que equivale a darle la vuelta al mundo a golpe de pedal.

El veterano deportista observa un álbum.

«Lo primero que me propuse fue realizar una distancia de 10.000 kilómetros, mil por cada uno de los Home de Ferro -una prueba ibicenca emblemática de triatlón- que he hecho en mi vida, pero como me sobra tiempo y tengo ganas y fuerzas decidí continuar hasta completar una vuelta al mundo», explica a Diario de Ibiza con orgullo el veterano deportista isleño, que además detalla: «Empecé a pedalear el primer día que nos dejaron confinados y he tardado un total de 350 días, que no está nada mal. Terminé este domingo de hacer los 40.100 kilómetros con muy buenas sensaciones, aunque me ha costado un poquito. Pero ya está hecho y ahora me voy a tomar una semana de descanso para recuperarme».

Quirós, que le resta importancia al hecho de tener cumplidos los 73 años de edad y a llevar un marcapasos en su cuerpo, señala con muy buen sentido del humor que, en estos tiempos tan duros que corren, él se siente una persona «afortunada» y «privilegiada».

Quirós, a sus 73 años, conserva aún un gran físico.

«No tengo ya obligaciones ninguna y puedo permitirme el lujo de llevarme en la bici estática dando pedales todas las horas que yo quiera. Yo siempre he sido una persona muy deportista y muy disciplinada. Cada día ando dos horas por la playa. Por eso, como había que quedarse obligatoriamente en casa, en vez de estar todo el tiempo sentado en el sofá decidí montarme en mi rodillo y hacer una rutina cada día para continuar teniendo algo de actividad física», apunta Paco Quirós, al tiempo que relata: «He pedaleado leyendo, escuchando música, a los Beatles, o viendo un poco la televisión. Y así me he ido entreteniendo mientras iba haciendo los kilómetros. También reconozco que es un sacrificio. Tengo un callo que no veas tú porque la verdad es que han sido muchas horas en la bicicleta, pero era un reto que tenía, que empezó casi como una tontería, aunque al final la cosa se ha ido alargando porque todo el mundo me decía que siguiera y que hiciera un poco más. Al final he viajado por el mundo sin salir de mi casa, tan solo con la mente, dándole al rodillo pero desconectado y pensando en mis cosas, en mi familia o en viajes que he realizado durante mi vida».

Con ganas de nuevos retos

No obstante, a pesar de completar esa vuelta virtual al mundo, Paco Quirós se ríe y bromea cuando se le pregunta por la posibilidad de haber establecido un hipotético ‘Record Guinness’.

«Pues no lo sé, la verdad. Habría que preguntarlo, pero no tengo ni idea», aclara con sinceridad, antes de comentar: «Lo que he hecho no es una cosa del otro mundo, pero a mí me da mucha satisfacción poder hacer estos retos. Se me han quedado unas piernas que no me he visto ni cuando tenía 30 años. Estoy dispuesto hasta a realizar otro reto parecido, pero que sea esta vez con algún fin benéfico».

Compartir el artículo

stats