Francisco Marín lanza una nueva novela policíaca ambientada en Ibiza

‘La desaparición de Carol Roig’ tiene como protagonista a una inspectora de la Policía Nacional, Luisa Ferrer, que investiga la desaparición de una diseñadora ibicenca

Francisco Marín, junto a Eva María Cardona, en la presentación de  la obra ‘El último caso’.  | VICENT MARÍ

Francisco Marín, junto a Eva María Cardona, en la presentación de la obra ‘El último caso’. | VICENT MARÍ / maite alvite. eivissa

En su cuarta novela, ‘La desaparición de Carol Roig’, Francisco Marín (Castro Urdiales, 1962), apuesta de nuevo por el género policíaco, pero deja a un lado a sus protagonistas habituales para poner en un nuevo personaje, Luisa Ferrer, todo el peso de la historia, que transcurre, como en sus anteriores obras, en las Pitiusas. Será esta inspectora de la Policía Nacional la encargada de investigar la desaparición de una importante diseñadora y empresaria ibicenca de la que se ha perdido el rastro después de embarcarse en su velero dirección a Formentera. Ferrer tendrá que averiguar si Carol Roig, que, por cierto, no es diseñadora de moda Adlib, «se ha esfumado por propia voluntad o le ha sucedido algo. Así, lo que en principio parecía una investigación rutinaria pronto se complicará por una serie de extraños acontecimientos», como apunta el autor cántabro sobre el argumento de este nuevo libro, que ha autoeditado con Amazon y que salió publicado el pasado 24 de mayo.

Si en su anterior novela Marín se inspiró en hechos reales acontecidos en Ibiza en la década de los 90, en este caso todo es ficción, aunque el escritor siempre se nutre de la realidad para construir algunos personajes o escenas.

Por otra parte, aunque el funcionario cántabro ya dio por cerrada la trilogía inaugurada con ‘El caso Demichellis’ al publicar ‘El crimen de Fiona Clark’, en este nuevo trabajo vuelve a recurrir a viejos conocidos, personajes que en su momento fueron protagonistas y ahora aparecen como secundarios. Es el caso del abogado criminalista Raúl Ballesteros y Paco Marín, el alter ego del autor. Sin embargo, ya no queda ni rastro del detective Álex Zarco.

Asimismo, «el escenario principal y casi único de la novela» es el municipio de Ibiza, que ya era el telón de fondo en anteriores obras de este funcionario cántabro que lleva décadas afincado en la isla.

La portada de la cuarta novela de Francisco Marín.

La portada de la cuarta novela de Francisco Marín. / Amazon

Como la describe el propio autor, ‘La desaparición de Carol Roig’, «es novela policíaca pura y dura», al estilo que a él le gusta, «con asesinatos, pero sin escenas excesivamente truculentas». A diferencia de su primer libro, donde, además de la trama detectivesca, tocaba diversos temas como el medio ambiente o la inmigración, en éste Marín ha preferido centrarse en la historia que tiene que ver con la investigación de la desaparición de Carol Roig, aunque no se ha podido resistir a meter alguna pullita sobre el funcionamiento de la justicia, que él conoce muy bien porque es funcionario en la Oficina de Asistencia a las Víctimas del Delito de los Juzgados de Ibiza.

«Mi única intención cuando escribo es hacer novelas entretenidas, que permitan al lector evadirse, no pretendo hacer alta literatura, eso sí, intento cuidar mucho el lenguaje», explica el autor, que tiene pensado presentar ‘La desaparición de Carol Roig’ en Ibiza después del verano.

Del crimen al fútbol infantil

Marín se ha tomado su tiempo para llevar adelante este proyecto literario, que empezó en 2020, en plena pandemia y que ha dejado reposar en varias ocasiones. Lo concluyó este mismo año con ganas ya de empezar a plasmar en papel otra idea que tenía en mente para una novela, que, por primera vez, se alejará de las tramas detectivescas.

«El tema policíaco ya lo he explotado bastante así que no creo que continúe con la inspectora Luisa Ferrer haciendo una nueva saga», afirma Marín, que hacía tiempo que decía que le apetecía cambiar de género. Ahora el escritor y funcionario ha encontrado su fuente inspiración en el fútbol infantil, que ha descubierto gracias a su hijo. Su intención inicialmente era escribir una historia dirigida fundamentalmente al público infantil en la línea de grandes éxitos como la colección ‘Los futbolísimos’, de Roberto Santiago, pero poco a poco se ha ido alejando de esta idea porque le apetecía introducir «crítica social» y basarse en la realidad, lo que puede convertir este título en una obra atractiva «para todos los públicos». «Creo que este nueva novela va a ser la más realista de todas», asegura Martín, que tiene en su haber ‘El caso Demichellis’ (2016), ‘ El último caso’ (2019), ‘El crimen de Fiona Clark’(2020) y ahora ‘La desaparición de Carol Roig’.

Suscríbete para seguir leyendo