Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de una década de trabajo para fundir cielo y tierra a través del arte

El pintor Manuel Rodríguez Méndez inaugura su última exposición en la isla en el Centro Cultural de Jesús | La muestra, que cuenta con una treintena de obras de pequeño y gran formato, podrá verse hasta el 30 de junio de lunes a viernes de 14 a 21 horas

Un grupo de asistentes contemplan algunas de las obras del artista afincado en Eivissa.

Un grupo de asistentes contemplan algunas de las obras del artista afincado en Eivissa.

El Centro Cultural de Jesús acogió el pasado viernes la inauguración de la última exposición del artista Manuel Rodríguez Méndez, nacido en Valencia y afincado en la isla desde hace más de una década. ‘El cielo en la tierra’, como se llama la muestra, está compuesta por más de treinta piezas de diversos tamaños, desde lienzos de más de dos metros de largo por dos metros de ancho hasta láminas de pequeño formato.

Manuel Rodríguez Méndez ante una de sus coloridas obras de colibríes. RAIDO REID

Un viaje a través de los colores y las técnicas entre óleos, acrílicos, tinta china, técnicas mixtas y collage. Rodríguez, que durante más de diez años ha dedicado su trabajo a tratar de integrar el cielo y la tierra, y viceversa, sorprende a los espectadores con pinturas que van desde el realismo al trazo abstracto. En sus obras más realistas los protagonistas son los bebés, antes y después de nacer.

La muestra está compuesta de obras de pequeño y gran formato. C. PI

«Un culto al origen y al nacimiento» en el que el autor plasma a los hijos nonatos abrigados aún en el útero materno, o «enchufados al cosmos», como el artista define, reivindicando la importancia de la sangre, fuente de vida, y de la matriz de la que provienen. En contraste, la presencia de colibríes de diversas texturas, tamaños y colores que recogen otros cuadros muestran la levedad y la ligereza del ser.

Celestial y terrenal

«Estáis invitados a un viaje donde los pájaros cantan, las raíces nutren, los árboles sostienen y se yerguen hacia la luz y donde las pinceladas evocan sin caprichos la presencia tanto del que contempla como del que ha recibido la inspiración», reza un texto que acompaña a la muestra.

Las raíces, otro de los temas predilectos del artista, se alternan entre coloridas y apagadas, con técnicas acuosas, las primeras, y empleando pinturas más oleosas en las segundas, que tienden a emular la corporeidad de los músculos del cuerpo humano. «La obra muestra la gravedad con la que las raíces se adhieren a la tierra buscando su recorrido y afirmación», explica el artista.

Un viaje a través de los colores y las técnicas entre óleos, acrílicos, tinta china, técnicas mixtas y collage

decoration

«La mutación, el cambio y el movimiento vital viene dado a través de la dualidad. El orden y el caos, la luz y las sombras; son contradicciones que se equilibran dentro de la contemplación que llevamos a cabo desde nuestro eje. Todo ello es lo que nos familiariza con la creación», comenta Rodríguez sobre el origen de su obra.

A la inauguración acudieron numerosos amigos y conocidos del artista, que ha participado en diferentes exposiciones individuales y colectivas en Ibiza, la península, Alemania y la República Checa, país en el que residió durante un tiempo. La muestra estará abierta hasta el 30 de junio, de lunes a viernes de 14 a 21 horas, en el Centro Cultural de Jesús- La entrada es gratuita.

Compartir el artículo

stats